Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Cirugía oncológica

Por Bruce A. Chabner, MD, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital Cancer Center ; Elizabeth Chabner Thompson, MD, MPH, New York Group for Plastic Surgery

La cirugía es una forma tradicional de tratamiento oncológico. Es la más eficaz para eliminar la mayoría de los tipos de cáncer antes de que se diseminen a los ganglios linfáticos o a sitios distantes (metastatizado). Se puede utilizar sola o combinada con otros tratamientos, como la radioterapia y la quimioterapia. Si el cáncer no ha metastatizado, la cirugía puede curarlo. Sin embargo, no siempre es posible asegurarse antes de la cirugía de si el cáncer se ha diseminado o no. A menudo, durante la cirugía, se extirpan los ganglios linfáticos cercanos al tumor para averiguar si el cáncer se ha diseminado hasta ellos. En caso afirmativo, existe un riesgo alto de recidiva y puede ser necesario administrar quimioterapia o radioterapia para prevenirla.

Si el cáncer ha metastatizado, la cirugía no es el tratamiento principal. Sin embargo, se puede utilizar para reducir el tamaño del tumor (un procedimiento llamado citorreducción quirúrgica o cirugía citorreductora), de manera que la radioterapia y la quimioterapia tengan más eficacia, o para aliviar síntomas tales como dolor intenso o náuseas y vómitos debidos a una obstrucción intestinal provocada por un tumor. La extirpación quirúrgica de las metástasis no suele lograr la curación porque es difícil localizar todos los tumores. Los tumores que quedan siguen creciendo. Sin embargo, en ciertos tipos de cáncer con un número muy pequeño de metástasis, en particular en el hígado, en el cerebro o en los pulmones, la extirpación quirúrgica de las metástasis resulta beneficiosa.

La cirugía no es el tratamiento de elección para todos los tipos de cáncer incipiente, ya que algunos tumores están localizados en lugares inaccesibles. En otros casos, la eliminación del cáncer podría requerir la extirpación de un órgano necesario, o la cirugía podría dañar su funcionamiento. Entonces suele preferirse la radioterapia con o sin quimioterapia.

Después de haber extirpado un tumor, puede ser necesario volver a intervenir quirúrgicamente para mejorar la comodidad o la calidad de vida (cirugía reparadora, por ejemplo, la reconstrucción de una mama después de una mastectomía).