Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Inmunoterapia antineoplásica

Por Bruce A. Chabner, MD, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital Cancer Center ; Elizabeth Chabner Thompson, MD, MPH, New York Group for Plastic Surgery

La inmunoterapia estimula al sistema inmunitario del organismo para que se defienda del cáncer. Por ejemplo, las vacunas compuestas de antígenos derivados de células tumorales refuerzan la producción de anticuerpos o de células inmunitarias (linfocitos T) por el organismo. Los extractos de bacterias debilitadas de tuberculosis, que se sabe que refuerzan la respuesta inmunitaria, han resultado eficaces tras introducirlos en la vejiga para prevenir la recidiva de los tumores vesicales.

El tratamiento con anticuerpos monoclonales consiste en administrar anticuerpos producidos experimentalmente que actúen sobre proteínas específicas de la superficie de las células cancerosas. El trastuzumab es uno de estos anticuerpos y actúa sobre el receptor HER-2/neu presente en la superficie de las células cancerosas en el 25% de las mujeres afectadas por cáncer de mama. El trastuzumab potencia el efecto de los antineoplásicos. El rituximab es sumamente eficaz en el tratamiento de linfomas y de leucemias linfocíticas crónicas. Se puede administrar el rituximab unido a un isótopo radiactivo para irradiar directamente las células del linfoma. El gemtuzumab ozogamicina, una combinación de anticuerpo y fármaco, es eficaz en algunos casos de leucemia mieloide aguda.

Los modificadores de la respuesta biológica mejoran la capacidad del sistema inmunitario para encontrar y destruir células cancerosas, como sucede al estimular las células sanas para producir mensajeros químicos (mediadores). El interferón (del que hay varios tipos) es el modificador de la respuesta biológica que mejor se conoce y que más se administra. Casi todas las células humanas producen interferón de forma natural, pero también se puede fabricar mediante biotecnología. Aunque sus mecanismos precisos de acción no se conocen con exactitud, el interferón desempeña un papel en el tratamiento de varios tipos de cáncer, como el sarcoma de Kaposi y el melanoma maligno. La interleucina-2, producida por ciertos glóbulos blancos (leucocitos), también puede ser eficaz para tratar el carcinoma de células renales y el melanoma metastásico.