Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Médula espinal

Por Steven A. Goldman, MD, PhD, Distinguished Professor of Neuroscience and Neurology;Professor of Neuroscience and Neurology, University of Rochester Medical Center;University of Copenhagen Faculty of Medicine

La médula espinal es una larga y frágil estructura tubular que comienza al final del tronco del encéfalo y continúa hasta casi llegar al final de la columna vertebral. Está constituida por nervios que transportan los mensajes entrantes y salientes entre el encéfalo y el resto del organismo. Es también el centro regulador de los reflejos, como el rotuliano (ver figura Arco reflejo: sin pensar).

La médula espinal, al igual que el encéfalo, está recubierta por tres capas de tejido, las meninges. Tanto la médula espinal como las meninges están contenidas en el interior del conducto raquídeo, o canal medular, que discurre por el centro de la columna vertebral. En la mayoría de los adultos, la columna vertebral está integrada por 26 huesos individuales, las vértebras. Así como el cráneo protege el encéfalo, las vértebras protegen la médula espinal. Las vértebras están separadas entre sí por discos de cartílago, que actúan como amortiguadores al reducir las fuerzas generadas por movimientos como caminar y saltar.

Organización de la columna vertebral

La columna vertebral está formada por una columna de huesos denominados vértebras. Estas vértebras protegen la médula espinal, una estructura frágil y alargada contenida en el conducto raquídeo, que recorre el centro de la columna. Entre las vértebras hay discos compuestos de cartílago, que ayudan a amortiguar la columna vertebral y a darle cierta flexibilidad.

La médula espinal, al igual que el encéfalo, está recubierta por tres capas de tejido, las meninges.

Nervios raquídeos: De la médula espinal, situada entre las vértebras, emergen 31 pares de nervios raquídeos. De cada nervio emergen dos ramas cortas (raíces):

  • Una en la parte anterior de la médula espinal (raíz motora o anterior) de la médula espinal

  • Una en la parte posterior (raíz sensitiva o posterior) de la médula espinal

Las raíces motoras transmiten órdenes desde el encéfalo y desde la médula espinal hacia otras partes del organismo, en especial a los músculos esqueléticos.

Las raíces sensitivas transportan al encéfalo la información procedente de otras partes del organismo.

Cola de caballo: La médula espinal termina aproximadamente a la altura de las tres cuartas partes del trayecto descendente de la columna vertebral, pero un haz de nervios se extiende más allá de la médula. Este haz recibe el nombre de cola de caballo (cauda equina). La cola de caballo transmite impulsos nerviosos hacia las extremidades inferiores y desde ellas.

Como el cerebro, la médula espinal está formada por materia gris y blanca. El centro de la médula, en forma de mariposa, constituye la materia gris. Las «alas» delanteras, denominadas astas, contienen los cuerpos celulares de las neuronas motoras, que son las que transmiten información desde el cerebro o la médula espinal hasta los músculos, además de estimular el movimiento. Las astas traseras contienen los cuerpos celulares de las neuronas sensitivas (o sensoriales), que transmiten la información sensorial procedente de otras partes del cuerpo a través de la médula espinal, hasta llegar al cerebro. La materia blanca circundante contiene columnas de fibras nerviosas que transportan información sensorial al cerebro desde el resto del cuerpo, denominadas vías ascendentes, y otras que transportan los impulsos desde el cerebro hasta los músculos, las vías descendentes.

Recursos en este artículo