Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Disartria

Por Juebin Huang, MD, PhD, Assistant Professor, Department of Neurology, Memory Impairment and Neurodegenerative Dementia (MIND) Center, University of Mississippi Medical Center

La disartria es la pérdida de la capacidad de articular las palabras con normalidad.

  • El habla es entrecortada, jadeante, irregular, imprecisa o monótona, pero la persona afectada puede comprender el lenguaje y usarlo correctamente.

  • El profesional sanitario valora la fuerza muscular y el movimiento pidiendo a la persona afectada que realice algunas tareas simples que involucren la boca y la lengua y que repita palabras y frases.

  • La logopedia es útil en algunas personas con disartria.

Aunque la disartria parece ser un problema de lenguaje, es realmente un problema muscular (motor).

Causas de la disartria

La disartria puede estar causada por el daño en:

  • Las partes del cerebro que controlan el movimiento muscular.

  • El cerebelo: el cerebelo, que está situado entre el cerebro y el tronco del encéfalo, coordina los movimientos corporales.

  • Los ganglios basales: estas largas colecciones de neuronas ayudan a coordinar y a afinar los movimientos.

  • El tronco del encéfalo: el tronco del encéfalo controla los músculos utilizados en la respiración y los músculos que ayudan a emitir los sonidos.

  • Las fibras nerviosas que conectan la capa externa del cerebro (corteza cerebral) con el tronco del encéfalo: estas fibras nerviosas transmiten la información necesaria para controlar y coordinar los músculos utilizados en el habla, como los de los labios, la lengua, el paladar y las cuerdas vocales.

  • La unión neuromuscular: los nervios se conectan con los músculos en la unión neuromuscular.

Estas estructuras pueden estar dañadas por trastornos degenerativos (como la esclerosis lateral amiotrófica, la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Huntington), esclerosis múltiple, traumatismos craneales, tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares e infecciones como la enfermedad de Lyme.

Síntomas de la disartria

Las personas con disartria pronuncian sonidos aproximados a lo que desean decir y en el orden correcto. El habla es entrecortada, jadeante, irregular, imprecisa o monótona, dependiendo de la localización de la lesión.

Debido a que la capacidad de comprender y usar el lenguaje no se afecta, la mayoría de las personas con disartria leen y escriben con normalidad.

El trastorno que causa la disartria también puede provocar dificultad para masticar y tragar.

Diagnóstico de la disartria

  • Evaluación médica

  • Pruebas de la función cerebral

  • Pruebas de diagnóstico por la imagen

Un logopeda o un médico le pregunta a la persona afectada acerca de los síntomas y practica una exploración. El profesional sanitario también puede hacer lo siguiente:

  • Pedirle a la persona afectada que realice algunas tareas sencillas, como soplar una vela, morderse el labio inferior y sacar la lengua: observar a la persona realizando estas tareas ayuda al médico a valorar la fuerza y el movimiento de los músculos involucrados en el habla.

  • Pedirle a la persona afectada que repita palabras y frases, que cante y que cuente: observar a la persona produciendo sonidos ayuda al médico a detectar problemas para hablar, como falta de aliento y habla entrecortada.

Las pruebas estandarizadas de la funcionalidad cerebral pueden ser realizadas por un neuropsicólogo o por un logopeda Estas pruebas también ayudan a los profesionales sanitarios a planificar el tratamiento y a determinar la probabilidad de recuperación.

Para ayudar a identificar la causa se realizan pruebas de diagnóstico por la imagen, como la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética nuclear (RMN).

Se pueden realizar otras pruebas, dependiendo de la causa sospechada. Estas pruebas pueden consistir en análisis de sangre y de orina, punción lumbar, electroencefalopatía (EEG) y electromielografía y estudios de conducción nerviosa.

Tratamiento de la disartria

  • Logopedia

  • A veces, el uso de un dispositivo de comunicación

La logopedia es beneficiosa en algunas personas con disartria. Puede incluir ejercicios de respiración y de los músculos, y la repetición de palabras o frases.

Si la disartria es grave, los terapeutas pueden recomendar el uso de un tablero con imágenes o letras, o de un dispositivo basado en una computadora con un teclado y pantalla de mensajes.