Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Cefalea por hipotensión

Por Stephen D. Silberstein, MD, Thomas Jefferson University Hospital;Thomas Jefferson University

La cefalea por hipotensión se produce cuando se extrae líquido cefalorraquídeo durante una punción lumbar o si hay alguna pérdida de líquido debido a un quiste o un desgarro en una de las capas de los tejidos que cubren la médula espinal (meninges). La pérdida de este fluido, que fluye alrededor del cerebro y lo amortigua, reduce la presión alrededor del cerebro.

En general, las cefaleas por hipotensión se producen después de:

  • Punción lumbar

El dolor de cabeza por hipotensión se produce en aproximadamente el 10% de las personas que se someten a una punción lumbar, por lo general entre unas horas y uno o dos días después. En una punción lumbar (ver Cómo se realiza una punción lumbar), los médicos insertan una aguja entre dos vértebras en la parte baja de la espalda y extraen una muestra de líquido cefalorraquídeo del conducto raquídeo. El líquido cefalorraquídeo, que fluye a través de un canal entre las capas de tejidos (meninges) que cubren el cerebro y la médula espinal, ayuda a amortiguar y dar soporte al cerebro. Después de una punción lumbar, en ocasiones el líquido cefalorraquídeo continúa fluyendo por el minúsculo agujero hecho con la aguja. Si el líquido cefalorraquídeo se derrama con una rapidez que supera a la de reposición del organismo, la cantidad de líquido alrededor del cerebro disminuye y éste puede desplazarse ligeramente hacia abajo, tensionando así los tejidos circundantes y los nervios. Esta pérdida de líquido da como resultado un dolor de cabeza.

Los dolores de cabeza por hipotensión también pueden ocurrir cuando el líquido cefalorraquídeo se derrama debido a otros trastornos:

  • Cuando se rompe un quiste dentro o cerca de las meninges. Los quistes en ocasiones se rompen cuando las personas tosen o estornudan.

  • Cuando las meninges se desgarran durante una lesión, sobre todo cuando se lesiona la cabeza o la cara.

Los dolores de cabeza por hipotensión son intensos. Se presentan al sentarse o levantarse, y se alivian al tumbarse. La nuca suele estar rígida y dolorosa, y a veces se presentan vómitos asociados.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • A veces, pruebas de diagnóstico por la imagen

Los médicos basan el diagnóstico en los síntomas y en las circunstancias.

Si a la persona afectada se le ha realizado una punción espinal, el diagnóstico suele ser evidente y rara vez se necesitan más pruebas.

Si no, se realizan pruebas de diagnóstico por la imagen como la resonancia magnética nuclear (RMN).

Tratamiento

  • Analgésicos

  • Líquidos y cafeína

  • A veces, un parche de sangre en el espacio epidural

Si una persona tiene un dolor de cabeza después de una punción lumbar, se le dan medicamentos para el dolor (analgésicos). Mantenerse acostado tanto como sea posible ayuda a minimizar el dolor. Se administran fluidos y cafeína, que aumentan la producción de líquido cefalorraquídeo. Deben administrarse líquidos por vía oral o, si la persona está muy deshidratada, por vía intravenosa.

Si el dolor de cabeza persiste después de dicho tratamiento, puede inyectarse una pequeña cantidad de sangre del propio paciente entre la médula y las meninges de la parte baja de la espalda. Este procedimiento, llamado parche sanguíneo epidural, retarda la pérdida de líquido cefalorraquídeo, independientemente del lugar donde se produce la fuga.

Es raro que se necesite cirugía para reparar una fuga.