Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Entumecimiento

Por Michael C. Levin, MD, Saskatchewan Multiple Sclerosis Clinical Research Chair and Professor of Neurology and Anatomy-Cell Biology;Adjunct Professor of Neurology, College of Medicine, University of Saskatchewan;University of Tennessee Health Science Center

El entumecimiento hace referencia a la pérdida parcial o completa de la sensibilidad. Puede ser un síntoma de una disfunción del sistema nervioso

Una persona con entumecimiento puede ser incapaz de sentir el tacto ligero, el dolor, la temperatura o la vibración o desconocer en qué posición están partes de su cuerpo (sentido de la posición). Cuando la persona desconoce la posición de partes de su cuerpo, tiene problemas de equilibrio, coordinación, marcha y conducción y propensión a las caídas.

Muchas personas utilizan erróneamente el término entumecimiento cuando tienen sensaciones anormales como hormigueo, picazón, o una sensación de pinchazos, o cuando un miembro se siente débil o está paralizado, tal vez en parte porque las personas que padecen entumecimiento a menudo también tienen esas sensaciones y síntomas anormales. La presencia de otros síntomas depende de la causa del entumecimiento.

Si el entumecimiento ha estado presente desde hace mucho tiempo, sobre todo en los pies, puede ocasionar otros problemas. Se puede tener dificultad para caminar y conducir, y se puede ser más propenso a las caídas. Pueden no notarse las infecciones, llagas en los pies (úlceras) o los traumatismos, porque se pierde la capacidad para percibir el dolor. En este caso, el tratamiento puede retrasarse.

Vías de la sensibilidad

Para que una persona perciba las sensaciones con normalidad, los receptores sensitivos (terminaciones nerviosas especializadas) deben detectar información de la piel y del resto del cuerpo. Estos receptores deben entonces enviar una señal que se transmite a lo largo de la siguiente ruta:

  • A través de los nervios sensitivos (nervios que se extienden desde la piel hasta la médula espinal)

  • A través de las raíces nerviosas espinales, formadas por la unión de nervios sensitivos para formar ramas cortas gruesas que pasan hacia el interior de las vértebras para conectar con la médula espinal (ver figura Organización de la columna vertebral)

  • En dirección ascendente en la médula espinal

  • A través del tronco del encéfalo

  • Hasta la parte del encéfalo que percibe e interpreta estas señales (cerebro)

En algunas partes del cuerpo, la ruta incluye un plexo o la cola de caballo.

Los plexos son redes de fibras nerviosas sensitivas y motoras (que transportan las señales desde el cerebro y la médula espinal a los músculos y otras partes del cuerpo). En los plexos, estas fibras nerviosas se combinan y ordenan para dirigirse a un área particular del cuerpo. Las fibras luego se ramifican desde el plexo para convertirse en los nervios periféricos. Hay cuatro plexos en la columna.

La cola de caballo es un haz de raíces nerviosas que se localiza en la parte inferior de la médula espinal. Esta estructura se asemeja a la cola de un caballo, que es la traducción de su denominación latina (cauda equina). Proporciona fibras sensitivas a los muslos, las nalgas, los genitales y el área situada entre ellos que se denomina periné o zona en «silla de montar», ya que es la zona donde se apoya el jinete.

Causas

Se produce entumecimiento cuando una parte de la vía nerviosa transmite de forma inadecuada la sensibilidad, generalmente por una enfermedad o un fármaco.

Muchas circunstancias pueden causar entumecimiento de diversas maneras. Por ejemplo, pueden:

  • Reducir o bloquear el suministro de sangre a los nervios, como ocurre en las vasculitis, o en el encéfalo como consecuencia de un accidente cerebrovascular

  • Lesionar alguna parte de la vía sensitiva, como puede ocurrir tras traumatismos o enfermedades hereditarias que afectan a los nervios (neuropatías), como la ataxia de Friedreich

  • Comprimir alguna parte de la vía sensitiva

  • Infectar a un nervio, como ocurre en la lepra, en la infección por VIH o en la enfermedad de Lyme

  • Causar que los nervios de alguna parte de la vía se inflamen y pierdan su capa externa (lo que se denomina desmielinización), como ocurre en la esclerosis múltiple o en el síndrome de Guillain-Barré

  • Causar anomalías metabólicas, como puede ocurrir en la diabetes, el déficit de vitamina B12, la intoxicación por arsénico o el tratamiento con quimioterápicos

La presión sobre las diferentes partes de la vía puede tener varias causas (ver Algunas causas y características de entumecimiento), como:

  • Presión sobre los nervios: repetir de forma reiterada movimientos concretos causa inflamación, como ocurre en el síndrome del túnel carpiano, así como permanecer en la misma posición demasiado tiempo, como cuando el sujeto se sienta con las piernas cruzadas durante largo tiempo

  • Presión sobre las raíces nerviosas espinales: la rotura o hernia de un disco vertebral, la artrosis o el estrechamiento del conducto raquídeo (estenosis del conducto vertebral o raquídeo)

  • Presión sobre la médula espinal: un tumor, un traumatismo o una acumulación de sangre (hematoma) o de pus (absceso) cerca de la médula espinal

Valoración

Debido a que muchos trastornos pueden causar entumecimiento, el médico hace preguntas de manera sistemática, centrándose en las causas más probables.

Signos de alarma

En las personas afectadas por entumecimiento, los siguientes síntomas son motivo de preocupación:

  • Entumecimiento que comienza repentinamente (en cuestión de minutos u horas)

  • Debilidad que comienza de forma repentina o rápidamente (en cuestión de horas o días)

  • Adormecimiento o debilidad que se extiende rápidamente hacia arriba o hacia abajo, afectando progresivamente a más partes del cuerpo

  • Dificultad respiratoria

  • Adormecimiento en los muslos, las nalgas, los genitales y el área situada entre ellos (silla de montar) y la pérdida de control de la vejiga y del intestino (incontinencia)

  • Entumecimiento a ambos lados por debajo de un nivel específico del organismo (como por ejemplo por debajo de la parte media del tórax)

  • Entumecimiento de todo el brazo o de toda la pierna

  • Pérdida de la sensibilidad en la cara y el torso

Cuándo acudir al médico

Los pacientes con signos de alarma deben acudir al hospital de inmediato. Aquellos que no tienen signos de alarma deben llamar a su médico. El médico puede decidir con qué rapidez necesita ser visto el paciente en función de los síntomas.

Actuación del médico

El médico comienza preguntando qué partes del cuerpo están afectadas. El patrón de las zonas corporales entumecidas a menudo orienta sobre la zona de la vía nerviosa que está afectada:

  • Parte de una extremidad: disfunción del nervio periférico o, a veces, de la raiz nerviosa

  • Brazo y pierna del mismo lado del cuerpo: trastorno encefálico

  • Ambos lados del cuerpo por debajo de un nivel específico: disfunción de la médula espinal

  • De forma bilateral, principalmente en manos y pies: disfunción simultánea de muchos nervios periféricos del organismo (polineuropatía)

A continuación el médico pregunta acerca de otros síntomas y acerca del historial médico del paciente. También realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa y las pruebas que pueden ser necesarias (ver Algunas causas y características de entumecimiento).

En primer lugar, el médico solicita al paciente que describa el entumecimiento. A continuación, se pueden hacer preguntas específicas:

  • Cuándo comenzó el entumecimiento

  • La rapidez con que se inició

  • Si el paciente también presenta otros síntomas como sensaciones anormales, debilidad o parálisis, pérdida del control intestinal o vesical, retención de orina, problemas de visión, dificultad para tragar, o deterioro de la función mental

  • Cualquier posible evento que pueda haber desencadenado los síntomas, como una presión mantenida sobre la extremidad, un traumatismo, dormir en una posición incómoda o una infección

Saber cómo de rápido comenzó el entumecimiento y otros síntomas ayudan al médico a determinar el tipo de trastorno.

También se pregunta al paciente sobre otros síntomas que puedan sugerir una causa. Por ejemplo, el dolor lumbar y/o del cuello sugieren artrosis, una hernia de disco, u otro trastorno que puedan comprimir la médula espinal.

El médico también pregunta al paciente si ha padecido alguna enfermedad que pueda causar entumecimiento, en especial diabetes, enfermedad renal crónica, infecciones (como la infección por VIH o la enfermedad de Lyme), un accidente cerebrovascular o artrosis. El médico puede preguntar si algún miembro de la familia ha tenido síntomas similares o tiene un trastorno hereditario que afecte al sistema nervioso. También se pregunta al paciente acerca del uso de fármacos, incluidas las drogas ilegales y por la posible exposición a tóxicos.

La exploración física incluye una evaluación completa del sistema nervioso (evaluación neurológica), que se centra en las pruebas de sensibilidad (si la persona puede percibir con normalidad estímulos como el tacto y la temperatura) así como en los reflejos y la funcionalidad muscular.

Algunas causas y características de entumecimiento

Causa

Características comunes*

Pruebas

Entumecimiento en ambas extremidades (brazos y piernas) en un lado del cuerpo

Trastornos que afectan la capa externa del cerebro (la mayor superficie del encéfalo), como

Pérdida de sensibilidad en el mismo lado de la cara y del cuerpo y pérdida de la capacidad para reconocer objetos por el tacto

Por lo general, debilidad, pérdida de coordinación, y otros síntomas que indican una disfunción del sistema nervioso

Resonancia magnética nuclear (RMN) o una tomografía computarizada (TC) del cerebro

Procesos que afectan a la parte superior del tronco del encéfalo, tales como

  • Accidente cerebrovascular

  • Tumores

Pérdida de sensibilidad en el mismo lado de la cara y del cuerpo

A menudo, visión doble

Resonancia magnética nuclear (RMN) o una tomografía computarizada (TC) del cerebro

Trastornos que afectan a la parte inferior del tronco del encéfalo, como

  • Accidente cerebrovascular

  • Tumores

  • Trastornos cerebrales degenerativos

Pérdida de la sensibilidad en un lado de la cara y en el lado opuesto del cuerpo

A menudo, problemas de visión y dificultad para masticar, tragar y hablar

RMN del encéfalo

Entumecimiento en las extremidades o en el tronco en ambos lados

Trastornos que afectan a todo el espesor de la médula espinal, como

Pérdida de la sensibilidad y por lo general debilidad por debajo de un cierto nivel del cuerpo

No hay pérdida de la sensibilidad en la cara

Por lo general, retención de orina, pérdida de control del intestino y de la vejiga (incontinencia), y/o disminución de la respuesta sexual, incluyendo disfunción eréctil en los varones

RMN de la médula espinal

Síndrome de la cola de caballo, causado por compresión que puede ser el resultado de

  • Protrusión o hernia discal

  • Invasión tumoral de la columna vertebral

Entumecimiento principalmente en los muslos, las nalgas, la vejiga, los genitales y el área situada entre ellos (silla de montar)

Por lo general, dolor lumbar

A menudo, retención de orina, pérdida de control del intestino y la vejiga, y/o disminución de la respuesta sexual, incluyendo disfunción eréctil en los varones

RMN de la médula espinal

Polineuropatías (alteración funcional simultánea de muchos nervios periféricos en todo el cuerpo), que puede resultar de

  • Uso de ciertos fármacos

  • Diabetes

  • Nefropatía crónica

  • Trastornos metabólicos, como la uremia (acumulación de sustancias tóxicas en la sangre debido a una insuficiencia renal) y déficit de vitamina B12

  • Infecciones, como la infección por VIH o la enfermedad de Lyme

Entumecimiento y sensibilidad anormal aproximadamente en las mismas zonas en ambos lados del cuerpo, principalmente en los pies y las manos

A veces, debilidad y pérdida de los reflejos

Estudios de conducción nerviosa (que miden la rapidez con la que los nervios transmiten las señales) y electromiografía (prueba en la que se estimulan los músculos y se registra su actividad eléctrica)

Se pueden realizar otras pruebas complementarias dependiendo del tipo de lesión que se sospeche

Trastornos desmielinizantes (trastornos que provocan que los nervios se inflamen y pierdan su capa externa, denominada vaina de mielina), tales como

  • Esclerosis múltiple

A menudo, debilidad y torpeza

A veces cambios en la visión o el habla

RMN del encéfalo y de la médula espinal

Punción lumbar para obtener y examinar una muestra de líquido cefalorraquídeo (el líquido que rodea el encéfalo y la médula espinal)

Entumecimiento en parte de una extremidad

Trastornos que afectan a una raíz nerviosa espinal, tales como

Dolor que

  • A veces se irradia hacia un brazo o una pierna

  • Se puede sentir como una descarga eléctrica

  • Puede empeorar al mover la columna vertebral, al toser o al hacer una maniobra de Valsalva (al intentar vaciar de aire los pulmones con fuerza sin dejar escapar el aire por la nariz o la boca)

A menudo, debilidad y/o reducción o ausencia de los reflejos correspondientes a la zona inervada por la raíz nerviosa

Exploración por un médico

A veces RMN o TC de la médula espinal

A veces, estudios de conducción nerviosa y electromiografía

Trastornos que afectan a un plexo (una red de fibras nerviosas), tales como

  • Síndrome de compresión de la salida torácica (síndrome del estrecho torácico)

  • Un traumatismo directo, como una puñalada

  • Cáncer diseminado a órganos situados cerca de un plexo

  • Neuritis braquial (disfunción brusca del plexo braquial, situado entre el cuello y el hombro)

Entumecimiento, dolor y/o debilidad en un área relativamente grande de una extremidad

Estudios de conducción nerviosa y electromiografía

RMN a menos que se sospeche que la causa es un traumatismo o una neuritis braquial

Mononeuropatía (disfunción de un nervio periférico), como ocurre en

Entumecimiento con o sin dolor

A menudo, debilidad y disminución o ausencia de los reflejos en la zona inervada por un nervio

Exploración por un médico

A veces, estudios de conducción nerviosa y electromiografía

*Las características incluyen síntomas y los resultados del examen realizado por el médico. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

TC = tomografía computarizada; RMN = resonancia magnética nuclear.

Pruebas complementarias

Las pruebas complementarias no son necesarias si el diagnóstico es obvio y el tratamiento consiste únicamente en medidas generales (como el descanso o una férula), por ejemplo, en algunos casos de síndrome del túnel carpiano.

En otros casos, las pruebas se realizan en función de dónde considera el médico que puede estar ubicado el problema:

  • Para los nervios sensitivos, los plexos o las raíces nerviosas: estudios de conducción nerviosa y electromiografía

  • Para los plexos: a veces imágenes de resonancia magnética nuclear (RMN) después de administrar un agente de contraste intravenoso

  • Para el encéfalo o la médula espinal: resonancia magnética nuclear (RMN) o, si no está fácilmente disponible, tomografía computarizada (TC)

Los estudios de conducción nerviosa y la electromiografía habitualmente se hacen al mismo tiempo. Los estudios de conducción nerviosa utilizan electrodos cutáneos o pequeñas agujas para estimular un nervio. A continuación se mide la rapidez con la que el nervio transmite las señales nerviosas. En la electromiografía se inserta una pequeña aguja en un músculo para registrar su actividad eléctrica, tanto en reposo como cuando este se contrae.

A continuación se realizan otras pruebas para identificar la causa específica. Por ejemplo, si los resultados sugieren una polineuropatía, se practica un análisis de sangre para comprobar sus diversas causas (como la diabetes, los trastornos renales o los déficit de vitaminas).

Tratamiento

Si es posible, se corrigen o se tratan los trastornos que causan el entumecimiento.

Algunas medidas generales pueden ayudar a aliviar los síntomas y prevenir problemas adicionales. Hay que tomar precauciones para prevenir lesiones porque es probable que los pacientes con entumecimiento no sean capaces de percibir molestias. Si los pies están entumecidos, sobre todo si existen problemas de circulación, se deben utilizar calcetines y zapatos que ajusten bien, y antes de calzarse se debe comprobar que en el interior del zapato no hay pequeñas piedras o cualquier otro material extraño. Se deben inspeccionar los pies con frecuencia en busca de úlceras y síntomas de infección, como enrojecimiento. Si las manos o los dedos están entumecidos, se debe tener cuidado al manipular objetos que puedan estar calientes o producir cortes.

Si la persona afectada tiene dificultad para caminar o ha perdido el sentido de la posición (donde se encuentran las diferentes partes del cuerpo), la fisioterapia puede ayudar a aprender a caminar con mayor seguridad y a evitar caídas.

Debe ser consciente de que puede tener problemas al conducir, y si lo hace, debe consultar con su médico acerca de estos problemas.

Conceptos clave

  • El entumecimiento hace referencia a la pérdida parcial o total de la sensibilidad y, a menudo, se acompaña de sensaciones anormales como hormigueo.

  • El entumecimiento, que tiene muchas causas, se produce cuando una parte de la vía que se extiende entre los receptores sensitivos de la piel y el cerebro no funciona de forma adecuada.

  • Si la persona afectada presenta algún signo de alarma debe acudir al médico de inmediato.

  • La información referente a qué partes del cuerpo están afectadas y a la rapidez con que se instauraron los síntomas ayuda al médico a identificar la localización y la causa de la disfunción.

  • Las pruebas complementarias por lo general comienzan con los estudios de conducción nerviosa y la electromiografía, si se piensa que están afectados los nervios sensitivos, los plexos o las raíces nerviosas, o con una resonancia magnética nuclear si se piensa que el problema se localiza en el cerebro o en la médula espinal.

Recursos en este artículo