Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Mielitis transversa aguda

Por Michael Rubin, MDCM, Professor of Clinical Neurology;Attending Neurologist and Director, Neuromuscular Service and EMG Laboratory, Weill Cornell Medical College;New York Presbyterian Hospital-Cornell Medical Center

La mielitis transversa aguda es una inflamación que afecta a la médula espinal en toda su anchura (transversalmente), bloqueando así la transmisión de los impulsos nerviosos que entran o salen de la médula espinal.

  • La enfermedad se desarrolla en personas que presentan ciertos trastornos, como esclerosis múltiple, neuromielitis óptica, enfermedad de Lyme o lupus, o en quienes toman ciertos fármacos.

  • Las personas tienen dolor de espalda repentino y sienten una banda de tirantez alrededor de la zona afectada, a veces seguido de síntomas graves como parálisis.

  • La RMN ayuda a establecer el diagnóstico, pero es necesaria una punción lumbar.

  • Alrededor de un tercio de las personas se recuperan, cerca de un tercio continúan teniendo algunos problemas y el tercio restante se recupera muy poco.

  • La causa se trata si es posible, y el tratamiento incluye corticoesteroides y a veces plasmaféresis.

Se estima que, en Estados Unidos, la mielitis transversa aguda afecta cerca de 1400 personas cada año. Además, se cree que unas 33 000 personas tienen algún tipo de discapacidad debido a la enfermedad. Todo el ancho de una o más áreas de la médula espinal, generalmente en el tórax (área torácica), se inflama.

Se desconoce qué desencadena la mielitis transversa aguda, pero puede ser resultado de una reacción autoinmunitaria en la cual el sistema inmunitario reconoce equivocadamente los tejidos del cuerpo como si fueran extraños y produce anticuerpos que atacan a los tejidos y los dañan. En caso de la mielitis transversa aguda, los tejidos lesionados se encuentran en la médula espinal. La enfermedad se desarrolla durante los siguientes procesos:

  • Esclerosis múltiple (lo más frecuente)

  • Neuromielitis óptica, una enfermedad que también causa problemas visuales y aparece y desaparece

  • Ciertas infecciones bacterianas (como la enfermedad de Lyme, la sífilis o la tuberculosis)

  • Inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis), incluyendo lupus (lupus eritematoso sistémico)

  • Meningoencefalitis vírica (una infección del cerebro y sus tejidos circundantes)

  • Utilización de ciertos fármacos antiparasitarios o antifúngicos

  • Inyección intravenosa de heroína o uso de anfetaminas

A veces se desarrolla después de una infección vírica leve o de una vacunación.

Síntomas

Habitualmente, los síntomas se inician de forma súbita con dolor de espalda y una banda de tirantez alrededor de la zona afectada del cuerpo (como el tórax o el abdomen). En un periodo de horas a pocos días se desarrolla hormigueo, entumecimiento y debilidad muscular en los pies, extendiéndose luego hacia arriba. Existe dificultad al orinar, aunque algunas personas sienten la necesidad urgente de hacerlo (urgencia urinaria). Los síntomas empeoran durante varios días más y se agravan, dando lugar a parálisis, pérdida de sensibilidad, retención urinaria y pérdida del control de la vejiga y del intestino.

El grado de discapacidad depende de la localización (nivel) de la inflamación en la médula espinal y de la gravedad de la inflamación.

Diagnóstico

  • Resonancia magnética nuclear (RMN)

  • A veces, una punción lumbar

  • Otras pruebas de diagnóstico para determinar las causas

Los síntomas sugieren el diagnóstico; pero los médicos deben distinguir la mielitis transversa aguda de otros trastornos que causan síntomas similares, como el síndrome de Guillain-Barré, la compresión de la médula espinal y el bloqueo del aporte sanguíneo a la médula espinal.

Primero se realiza una RMN. Si la RMN no detecta la compresión de la médula espinal, se realiza una punción lumbar para obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo (ver Cómo se realiza una punción lumbar). Si existe una mielitis transversa aguda, en el líquido cefalorraquídeo están aumentados el número de ciertos glóbulos blancos sanguíneos y el nivel de proteínas. Si la enfermedad está avanzada, la RMN habitualmente muestra hinchazón de la médula espinal debida a inflamación.

También se realizan otras pruebas, como la radiografía de tórax y el análisis de sangre, para buscar causas. Los médicos también preguntan si se consume algún tipo de droga.

Pronóstico

De forma ocasional, la enfermedad reaparece en las personas con esclerosis múltiple o lupus. La esclerosis múltiple se desarrolla finalmente en un porcentaje del 10 al 20% de las personas que tienen mielitis transversa sin causa identificada.

Generalmente, cuanto más rápido progresa la enfermedad peor es el pronóstico. El dolor intenso indica mayor inflamación. El resultado está dividido por igual:

  • Alrededor de un tercio de las personas se recupera.

  • Cerca de un tercio continúa con cierto grado de debilidad muscular y problemas urinarios (urgencia o pérdida del control vesical).

  • Alrededor de un tercio se recupera muy poco, permanecen confinados en una silla de ruedas o en la cama, continúan con problemas de vejiga e intestinales, y requirieren ayuda para realizar actividades cotidianas.

Tratamiento

  • El tratamiento de la causa, si se identifica

  • A veces, los corticosteroides

  • A veces plasmaferesis

Si la mielitis transversa está causada por otra enfermedad, se trata la enfermedad subyacente.

Si la causa no se identifica, con frecuencia se administran altas dosis de corticoesteroides como la prednisona para inhibir el sistema inmunitario, que puede estar implicado en la mielitis transversa aguda.

También puede realizarse una plasmaféresis, que consiste en la extracción de una gran cantidad de plasma (la parte líquida de la sangre, ver Control de enfermedades mediante la purificación de la sangre) junto con la realización de transfusiones de plasma. El objetivo es eliminar de la sangre cualquiera de los anticuerpos que atacan y dañan la médula espinal. Sin embargo, la utilidad de estos tratamientos no está clara.

Se tratan los síntomas.