Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Mononeuropatía

Por Michael Rubin, MDCM, Professor of Clinical Neurology;Director, Neuromuscular Service and EMG Laboratory, Weill Cornell Medical College;New York Presbyterian Hospital-Cornell Medical Center

Una mononeuropatía es la lesión de un único nervio periférico.

  • La compresión de un nervio durante mucho tiempo lo daña.

  • Se producen sensación de hormigueo, pinchazos o entumecimiento en la zona afectada, y los músculos afectados se debilitan.

  • Habitualmente el diagnóstico se basa en los síntomas y en los resultados de la exploración física.

  • Suele ser beneficioso modificar o interrumpir la actividad que causa el problema y tomar calmantes para el dolor, pero a veces son necesarias las inyecciones de corticoesteroides, la fisioterapia o la cirugía.

Causas

Los traumatismos son la causa más frecuente de una mononeuropatía. La lesión suele estar causada por la presión sobre un nervio:

  • Compresión prolongada de un nervio que pasa cerca de la superficie del cuerpo próximo a un hueso prominente, como un nervio en un codo, un hombro, una muñeca o una rodilla (como ocurre durante un sueño prolongado y profundo, especialmente en alcohólicos)

  • Compresión por una escayola mal colocada o por muletas que no se ajustan bien o se utilizan de manera incorrecta

  • Compresión por permanecer en una postura forzada durante mucho tiempo, como en los trabajos de jardinería o en los juegos de naipes con los codos apoyados sobre una mesa

La presión puede dañar los nervios cuando la persona no se mueve durante largos periodos de tiempo, como cuando está bajo anestesia para una intervención quirúrgica o cuando está confinada en cama (especialmente las personas mayores), y en las personas paralíticas.

Con menos frecuencia, las lesiones de los nervios se producen por:

  • Accidentes

  • Exposición prolongada al frío o al calor

  • Radioterapia para el tratamiento del cáncer

  • Traumatismos repetidos, como los que se producen al agarrar con fuerza herramientas pequeñas o los ocasionados por la vibración prolongada de un martillo neumático

  • Infecciones, como la lepra o la enfermedad de Lyme (borreliosis)

  • Bolsas de sangre (hematoma)

  • Cáncer, que invade directamente un nervio

Si la presión sobre el nervio es leve, las personas sienten solo una sensación de hormigueo sin ningún tipo de debilidad; por ejemplo, el golpe en un codo (hueso de la risa) o cuando se duerme un pie. Estos episodios se consideran mononeuropatías temporales.

Los nervios que discurren próximos a la superficie del cuerpo cerca de un hueso son más vulnerables a los traumatismos. Ejemplos de ello son el:

  • Nervio mediano en la muñeca (que resulta en el síndrome del túnel del carpover Síndrome del túnel carpiano)

  • Nervio cubital en el codo

  • Nervio radial en la parte superior del brazo

  • Nervio peroneo cerca de la rodilla

¿Sabías que...?

  • Utilizar muletas de una altura incorrecta puede dañar un nervio de la axila y producir debilidad en la mano y la muñeca.

Síntomas

En la zona inervada por el nervio lesionado se producen sensaciones anormales, incluyendo sensación de hormigueo o pérdida de sensibilidad. El dolor y la debilidad muscular no siempre aparecen. En ocasiones la debilidad se traduce en parálisis, que puede conducir a un acortamiento permanente de los músculos (contracturas).

Síndrome del túnel carpiano

El nervio mediano pasa por un pasillo estrecho en la muñeca.

La compresión de este nervio provoca dolor y sensaciones anormales en algunos dedos, en la palma de la mano y en la muñeca, y en algunos casos en el brazo (ver Síndrome del túnel carpiano).

Parálisis del nervio cubital

El nervio cubital pasa cerca de la superficie de la piel del codo. Este nervio se lesiona con facilidad cuando la persona se apoya sobre los codos continuamente o al golpearse (hueso de la risa). Algunas veces el nervio se daña por un crecimiento óseo anormal en esa zona.

Habitualmente se siente sensación de hormigueo en los dedos meñique y anular. La parálisis del nervio cubital que se produce por un traumatismo más intenso provoca que los músculos de la mano se debiliten. La parálisis crónica grave del nervio cubital ocasiona un desgaste (atrofia) de los músculos, dando lugar a una deformidad en garra de la mano (los músculos quedan agarrotados en flexión debido a que presentan tirantez).

Se recomienda evitar la presión sobre los codos.

Parálisis del nervio radial

El nervio radial discurre por la cara inferior del hueso en la parte superior del brazo. La compresión prolongada de este nervio da lugar a su parálisis. Este trastorno a veces se denomina parálisis del sábado noche porque se presenta en personas que, habiendo bebido en exceso (con frecuencia durante los fines de semana), se quedan profundamente dormidos en una silla, con el brazo colgando del respaldo o bajo la cabeza de su pareja. También provocan este trastorno las muletas cuando no están bien ajustadas y presionan sobre la cara interna del brazo cerca de la axila.

El daño en el nervio debilita la muñeca y los dedos, de modo que la muñeca permanece en una postura en flexión con los dedos curvados (lo que se denomina mano péndula). En ocasiones, el dorso de la mano pierde sensibilidad.

Habitualmente la parálisis del nervio radial desaparece cuando se alivia la presión.

Parálisis del nervio peroneo

El nervio peroneo discurre cerca de la superficie de la piel justo por debajo de la rodilla, en la parte exterior de la pierna. La compresión de este nervio da lugar a su parálisis.

Este trastorno debilita los músculos que levantan el pie, de modo que el pie no puede ser flexionado hacia arriba (lo que se denomina pie caído). Es muy frecuente en personas delgadas que se encuentran postradas en cama, en personas que están sujetas de forma inadecuada en una silla de ruedas, y en personas (especialmente delgadas) que habitualmente mantienen las piernas cruzadas durante periodos prolongados.

Evitar la presión sobre el nervio, por ejemplo no cruzando las piernas, suele aliviar los síntomas.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • En algunas ocasiones, electromiografía y estudios de conducción nerviosa

Los médicos suelen diagnosticar las mononeuropatías basándose en los síntomas y en los resultados de la exploración física.

A veces realizan una electromiografía y estudios de conducción nerviosa (ver Diagnóstico de las enfermedades cerebrales, medulares y nerviosas : Electromiografía y estudios de conducción nerviosa) para descartar otras causas posibles, para determinar dónde está dañado el nervio o para establecer la gravedad del trastorno.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

  • Si la presión es temporal, el descanso, la eliminación de la presión y los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINES)

  • A veces, las inyecciones de corticosteroides, una férula, la cirugía y/o la fisioterapia

Si la causa es una enfermedad, se establece el tratamiento adecuado. Por ejemplo, si es un tumor, se extirpa quirúrgicamente.

En general, cuando la causa es una compresión temporal se alivian los síntomas del siguiente modo:

  • Reposo

  • No ejercer presión sobre el nervio

  • Aplicar calor sobre la zona afectada

  • Tomar un AINE, como el ibuprofeno, para reducir la inflamación

Algunas personas con síndrome del tunel carpiano mejoran con infiltraciones de corticoesteroides.

Con frecuencia se utilizan aparatos ortopédicos o férulas para evitar contracturas hasta que desaparecen los síntomas.

Si el trastorno progresa a pesar de otros tratamientos, se realiza cirugía para aliviar la compresión sobre el nervio afectado.

En caso de parálisis crónica y grave del nervio cubital, la fisioterapia ayuda a evitar la tensión múscular. La reparación quirúrgica no suele tener éxito.

Recursos en este artículo