Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Espasmo hemifacial

Por Michael Rubin, MDCM, Professor of Clinical Neurology;Attending Neurologist and Director, Neuromuscular Service and EMG Laboratory, Weill Cornell Medical College;New York Presbyterian Hospital-Cornell Medical Center

El espasmo hemifacial consiste en una contracción involuntaria e indolora de un lado de la cara debida a una disfunción del séptimo par craneal (nervio facial). Este nervio mueve los músculos faciales, estimula las glándulas salivales y lagrimales, capacita a los dos tercios anteriores de la lengua para detectar sabores y controla un músculo que participa en la audición.

El espasmo hemifacial afecta a varones y a mujeres aunque es más frecuente en mujeres de mediana edad y de edad avanzada.

Los espasmos pueden estar producidos por:

  • Una arteria en posición anómala o un bucle en una arteria que comprime el par craneal facial en el lugar por donde este sale del tronco del encéfalo

Los músculos de un lado de la cara presentan contracciones involuntarias, que suelen comenzar en el párpado y luego se extienden hacia la mejilla y la boca. Las contracciones son intermitentes al principio, pero después se vuelven casi constantes. El trastorno es prácticamente indoloro pero la persona puede sentirse incómoda con su apariencia, que puede asemejarse a la de un trastorno convulsivo.

Diagnóstico

  • Síntomas

  • Resonancia magnética nuclear (RMN)

El diagnóstico se realiza cuando los médicos observan los espasmos.

Se practica una resonancia magnética para descartar un tumor, otra anomalía estructural o indicios de esclerosis múltiple. Habitualmente, la resonancia magnética detecta el bucle anómalo en una arteria que está comprimiendo el nervio.

Tratamiento

  • Toxina botulínica

  • A veces, intervención quirúrgica

La toxina botulínica es el fármaco de elección y se inyecta en los músculos afectados. Pueden probarse los mismos fármacos utilizados para tratar la neuralgia del trigémino (carbamazepina, gabapentina, fenitoína, baclofeno y antidepresivos tricíclicos, ver Fármacos utilizados para tratar la depresión) pero no suelen ser eficaces.

Si el tratamiento farmacológico no tiene éxito, se realiza una intervención quirúrgica para separar la arteria anómala del nervio mediante la colocación de una pequeña esponja entre ambos .

Descomprimir un nervio

Cuando el dolor se deriva de la posición anómala de una arteria de forma que está comprimiendo un par craneal, se puede aliviar mediante una intervención quirúrgica denominada descompresión vascular.

Si el nervio trigémino está comprimido, se rasura una zona en la parte posterior de la cabeza y se hace una incisión. El cirujano hace un pequeño orificio en el cráneo y levanta el borde del cerebro para exponer el nervio. A continuación, separa la arteria del nervio y coloca una pequeña esponja entre ambos. Se requiere anestesia general, pero el riesgo de efectos secundarios en relación con el procedimiento es bajo. Habitualmente, este procedimiento alivia el dolor.

Se realiza un procedimiento similar para el nervio facial en personas con espasmo hemifacial.

Recursos en este artículo