Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Parálisis del sexto par craneal (nervio motor ocular externo)

Por Michael Rubin, MDCM, Professor of Clinical Neurology;Attending Neurologist and Director, Neuromuscular Service and EMG Laboratory, Weill Cornell Medical College;New York Presbyterian Hospital-Cornell Medical Center

Una parálisis del sexto par craneal afecta a la capacidad de mover el ojo hacia el exterior.

Muchos trastornos pueden causar la parálisis del sexto par craneal:

  • Traumatismos craneales

  • Tumores

  • Esclerosis múltiple

  • Una protuberancia (aneurisma) en una arteria craneal

  • Infecciones cerebrales, como, por ejemplo, meningitis, abscesos cerebrales o una infección producida por parásitos

  • Complicaciones de la infección de un oído o de un ojo

  • Hemorragia intracerebral

  • Obstrucción de una arteria que irriga el nervio, posiblemente debida a diabetes, a un accidente cerebrovascular, a un accidente isquémico transitorio o a vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos)

  • Encefalopatía de Wernicke (con frecuencia debida al alcoholismo crónico)

  • Hipertensión intracraneal idiopática (pseudotumor cerebral)

  • Infecciones respiratorias (en niños)

Algunos de estos trastornos, como los tumores y los abscesos cerebrales, aumentan la presión dentro del cráneo y ejercen presión sobre (comprimen) el nervio. Otros trastornos, como una arteria bloqueada, dificultan el aporte sanguíneo al nervio.

Si esta parálisis se produce en solitario (sin parálisis de otros pares craneales), no suele identificarse su causa.

Síntomas

El ojo afectado no gira completamente hacia afuera y puede girar hacia adentro al mirar hacia adelante. Se produce visión doble cuando se mira hacia el lado del ojo afectado.

Aparecen otros síntomas dependiendo de la causa. Por ejemplo, los trastornos que aumentan la presión dentro del cráneo pueden causar un fuerte dolor de cabeza y visión borrosa temporal, cuando el sujeto mueve la cabeza de forma brusca. Además, la cara y la boca pueden tener una pérdida de sensibilidad, y el sujeto ser incapaz de mover el ojo afectado en otras direcciones.

Diagnóstico

  • Oftalmoscopia

  • Tomografía computarizada o resonancia magnética nuclear

  • A veces, una punción lumbar

  • A veces, análisis de sangre

Habitualmente, los médicos identifican fácilmente la parálisis del sexto par craneal, aunque su causa es menos evidente.

Se utiliza un oftalmoscopio (ver figura ¿Qué es un oftalmoscopio?) para mirar en el interior del ojo y detectar signos de hipertensión craneal y posibles anomalías en los vasos sanguíneos. Se realiza una tomografía computarizada (TC), o preferentemente una resonancia magnética nuclear (RMN) del cerebro para descartar la presencia de tumores y otras alteraciones. Si los resultados no son claros, puede realizarse una punción lumbar (ver Diagnóstico de las enfermedades cerebrales, medulares y nerviosas : Punción lumbar) para determinar si la presión intracraneal está por encima de lo normal y si existe infección.

Si los síntomas sugieren vasculitis, se extrae sangre para buscar pruebas de inflamación, como ciertos anticuerpos anómalos (anticuerpos antinucleares y factor reumatoide) y la alteración del valor de la velocidad de sedimentación globular (VSG, la rapidez con que los glóbulos rojos se depositan en el fondo de un tubo de ensayo que contiene sangre). Sin embargo, es posible que la causa aún no esté clara después de realizar todas estas pruebas.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

El tratamiento depende de la causa. Cuando se identifica y se trata, suele desaparecer la parálisis.

Las parálisis sin causa identificable suelen resolverse sin tratamiento en el plazo de dos meses, así como las debidas a obstrucción de vasos sanguíneos.