Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Parálisis supranuclear progresiva (PSP)

Por Hector A. Gonzalez-Usigli, MD, Professor of Neurology;Movement Disorders Clinic, HE UMAE Centro Médico Nacional de Occidente;Neurology at IMSS ; Alberto Espay, MD, Associate Professor and Clinical Research Director of the James J. and Joan A. Gardner Center for Parkinson's Disease and Movement Disorders, University of Cincinnati

La parálisis supranuclear progresiva es un trastorno caracterizado por rigidez muscular, problemas para mover los ojos y tendencia a caerse de espaldas.

  • La parálisis supranuclear progresiva evoluciona rápido y produce rigidez muscular y discapacidad más graves que las debidas a la enfermedad de Parkinson.

  • El diagnóstico se basa en los síntomas.

  • No existe tratamiento eficaz, pero los fármacos que se utilizan para tratar la enfermedad de Parkinson pueden, en ciertas ocasiones, proporcionar un alivio temporal.

La parálisis supranuclear progresiva, mucho menos frecuente que la enfermedad de Parkinson, afecta a muchas zonas del cerebro, en especial los ganglios basales y el tronco del encéfalo. (Los ganglios basales ayudan a suavizar los movimientos musculares. El tronco del encéfalo regula funciones vitales del organismo, como la respiración, la frecuencia cardíaca y la deglución, y ayuda a corregir la postura.) Las neuronas de estas zonas se degeneran, pero suele desconocerse el motivo de dicha degeneración.

Localización de los ganglios basales

Los ganglios basales son agrupaciones de neuronas que se encuentran localizadas en las profundidades del encéfalo. Son las siguientes:

  • Núcleo caudado (una estructura en forma de C que se estrecha en una cola delgada)

  • Putamen

  • Globo pálido (ubicado en el interior del putamen)

  • Núcleo subtalámico

  • Sustancia negra

Los ganglios basales ayudan a suavizar los movimientos musculares y coordinan los cambios de postura.

Síntomas

Por lo general, los síntomas de la parálisis supranuclear progresiva aparecen a partir de los 40 años.

El primer síntoma es la incapacidad de mirar hacia arriba sin flexionar el cuello, o la dificultad para subir y bajar escaleras.

Los afectados por este trastorno no pueden mover los ojos hacia abajo, fijarlos en un objeto inmóvil ni seguir un objeto en movimiento, y es posible que tengan vista borrosa o doble. Los párpados superiores suelen retraerse, lo que produce una mirada como de asombro.

Los músculos presentan rigidez y los movimientos son lentos. Se produce una marcha inestable, con tendencia a caer de espaldas. Aparece dificultad para hablar y tragar.

Otros síntomas son insomnio, agitación, irritabilidad, apatía y cambios emocionales súbitos.

En las etapas avanzadas, son frecuentes la depresión y la demencia. Comparada con la enfermedad de Parkinson, la parálisis supranuclear progresiva evoluciona más rápido, responde peor al tratamiento y produce rigidez muscular y discapacidad más graves, en general en unos 5 años. Por lo general sobreviene la muerte, a menudo debida a infecciones, en los 10 años siguientes al comienzo de los síntomas.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

  • Por lo general, resonancia magnética nuclear

El diagnóstico de la parálisis supranuclear progresiva se basa en los síntomas.

Se suele realizar una resonancia magnética nuclear (RMN) para descartar otros trastornos que puedan estar causando los síntomas.

Tratamiento

  • A veces, medicamentos usados para tratar la enfermedad de Parkinson

  • Fisioterapia y terapia ocupacional

No existe un tratamiento eficaz para la parálisis supranuclear progresiva.

Los fármacos que se utilizan para tratar la enfermedad de Parkinson pueden, en ciertas ocasiones, proporcionar un alivio temporal.

Los fisioterapeutas y los terapeutas ocupacionales enseñan ejercicios para ayudar a mantener las articulaciones flexibles y para ayudar a las personas afectadas a mejorar su funcionalidad. También pueden recomendar estrategias y medidas de seguridad para reducir el riesgo de caídas.

Como la parálisis supranuclear progresiva es mortal, los afectados por este trastorno deben preparar las voluntades anticipadas para indicar el tipo de atención médica que desean al final de su vida.

Recursos en este artículo