Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastornos del ritmo circadiano

Por Karl Doghramji, MD, Jefferson Sleep Disorders Center, Thomas Jefferson University

Los trastornos del sueño por alteraciones del ritmo circadiano se producen cuando el horario interno de sueño-vigilia (reloj interno) no está sincronizado con el ciclo terrestre de oscuridad (noche) y luz (día).

  • El síndrome de desfase horario (jet lag) y el trabajo por turnos alteran frecuentemente los ritmos normales de sueño y vigilia.

  • La persona afectada no puede despertarse o acostarse cuando lo necesita o cuando lo desea.

  • El médico basa el diagnóstico en los síntomas, usando algunas veces información del diario del sueño y de las pruebas de la unidad del sueño.

  • Unos buenos hábitos de sueño y la exposición a luz intensa ayudan a reajustar el ciclo sueño-vigilia.

Circadiano significa alrededor (circa) del día (dies). Los ritmos circadianos son cambios regulares en el estado mental y físico que ocurren en un periodo aproximado de 24 horas, el reloj interno de cada persona. Están controlados por un área del cerebro influida por la luz (llamada marcapasos circadiano o reloj interno). La luz que penetra en el ojo estimula las células de la parte posterior del globo ocular (retina) para que envíen impulsos nerviosos a esta área. Estos impulsos indican al cerebro que cese la producción de melatonina, una hormona promotora del sueño.

Lo normal es que cada persona tenga un horario diferente de sueño y de vigilia. Algunas personas (madrugadoras o «aves diurnas») prefieren dormirse y despertarse temprano. Otras (noctámbulas o «aves nocturnas») prefieren dormirse y despertarse tarde. Estas variaciones no se consideran un trastorno mientras se pueda ser capaz de lo siguiente:

  • Despertarse cuando se necesite hacer algo por la mañana y conciliar el sueño la noche anterior lo suficientemente pronto como para dormir lo necesario hasta la hora de levantarse

  • Dormirse y despertarse a la misma hora todos los días, si se desea

  • Habituarse a un nuevo horario de sueño-vigilia a los pocos días de comenzar una nueva rutina

Las personas con trastornos del ritmo circadiano se quedan dormidas en momentos inoportunos y luego no duermen o no se despiertan cuando lo necesitan o cuando desean hacerlo. Su ciclo sueño-vigilia está desorganizado.

Causas

Las causas pueden ser internas o externas. Entre las internas se encuentran las lesiones cerebrales (por ejemplo, debido a infecciones del encéfalo como la encefalitis), accidentes cerebrovasculares, traumatismos craneales o enfermedad de Alzheimer y la falta de sensibilidad ante el ciclo día-noche.

Entre las causas externas se encuentran las siguientes:

  • El desfase horario o jet lag (especialmente cuando se viaja de oeste a este)

  • Trabajar en turnos irregulares de manera continuada

  • Irse a dormir y despertarse a diferentes horas frecuentemente

  • Permanecer en cama durante mucho tiempo

  • La ceguera o la falta de exposición a la luz solar durante largos periodos de tiempo

  • Tomar ciertos medicamentos o sustancias

La inversión del ciclo de sueño y vigilia es frecuente entre la gente hospitalizada porque a menudo se les despierta por la noche y durante el día sus ojos no están expuestos a la luz solar el tiempo suficiente.

Existen varios tipos de trastornos del ritmo circadiano.

El síndrome de desfase horario (jet lag) está causado por viajar rápidamente a través de más de dos zonas horarias.

El trastorno del trabajo por turnos varía en gravedad dependiendo de la frecuencia del cambio de turno, de cuántas horas de desplazamiento conlleva, de si las horas de dormir y de despertarse se adelantan o se atrasan, de cuántas noches consecutivas se trabaja y de cuánto tiempo se permanece en un determinado turno. Es preferible trabajar siempre en turno de noche (frente a turnos alternos entre día y noche) e irse a la cama a la misma hora en los días libres. Sin embargo, incluso así, el ruido diurno y la luz pueden afectar al sueño. Además, los trabajadores a menudo acortan sus horas de sueño y duermen a horas diferentes en los días libres para participar en eventos familiares o sociales.

El síndrome de la fase del sueño retrasada aparece cuando las personas, de manera continuada, se van a dormir tarde y se despiertan también tarde (por ejemplo, irse a dormir a las 3 de la madrugada y despertarse a las 10 de la mañana o incluso a la 1 de la tarde). Este síndrome es más frecuente entre adolescentes y jóvenes. Los afectados no logran conciliar el sueño más temprano aunque lo intenten.

El síndrome de la fase del sueño avanzada aparece cuando las personas, de manera continuada, se van a la cama temprano y se despiertan temprano. Es más frecuente en las personas mayores, Los afectados no son capaces de permanecer despiertos hasta tarde, a pesar de intentarlo.

El síndrome de sueño y vigilia diferente de 24 horas (síndrome de la no sincronización de 24 horas o hipernictemeral) sucede cuando el ciclo de sueño y vigilia cambia cada día. Las horas de sueño y vigilia varían entre 1 y 2 horas cada día. Este síndrome es mucho menos frecuente y tiende a darse en personas ciegas.

Síntomas

Al no poder dormir cuando se necesita, probablemente la persona afectada tendrá sueño durante el día y dificultades para concentrarse, pensar con claridad y hacer las actividades habituales. En algún caso, se producen situaciones de abuso de alcohol, somníferos y estimulantes, ya sea como parte del esfuerzo por dormir o por permanecer despierto.

Los síntomas empeoran si se cambian frecuentemente los horarios de sueño, como cuando se viaja a menudo a través de varias zonas horarias o se cambian los turnos de trabajo. Los síntomas también empeoran si estos cambios suponen un adelanto de las horas de acostarse y despertarse (se adelanta el ciclo del sueño), porque retrasar el sueño es más fácil que irse a la cama más temprano. El ciclo del sueño se adelanta cuando se vuela hacia el este o cuando los turnos de trabajo cambian de diurnos a nocturnos.

Si la causa es externa, afecta la sincronización de otros ritmos circadianos del organismo, como la temperatura y la secreción hormonal. Por lo tanto, se siente malestar general, irritabilidad, náuseas y depresión, así como somnolencia. También puede aumentar el riesgo de trastornos cardíacos y metabólicos.

Si se corrige la causa de la alteración, los síntomas desaparecen a los pocos días, al reajustarse el ritmo. En las personas mayores, este reajuste puede tardar en producirse desde semanas a meses.

Diagnóstico

El médico sospecha el diagnóstico basándose en los síntomas. A las personas afectadas generalmente se les pide que lleven un diario del sueño y que anoten sus horas de sueño y vigilia durante una o dos semanas. En raras ocasiones es necesario realizar pruebas en una unidad del sueño.

Tratamiento

Desarrollar buenos hábitos del sueño suele ser beneficioso (ver Cambios en las costumbres para mejorar el sueño).

La exposición de los ojos a luz intensa a las horas apropiadas es la estrategia más útil. Esta exposición ayuda a restablecer el reloj interno. Por ejemplo, los viajeros deben pasar un tiempo expuestos a la luz solar, particularmente por la mañana, después de llegar a su destino (ver Problemas durante el trayecto : Alteraciones del sueño). Los trabajadores por turnos deben exponerse a luz intensa (solar o artificial) durante las horas en las que deben permanecer despiertos. El uso de gafas de sol en el camino a casa desde el trabajo reduce la exposición a la luz intensa antes de acostarse, lo que puede ser beneficioso. Los trabajadores por turnos deben oscurecer y silenciar el dormitorio tanto como sea posible antes de ir a dormir. Se pueden usar antifaces para dormir y colocar un generador de ruido blanco en el dormitorio. La exposición a luz intensa por las mañanas ayuda en caso de síndrome del sueño retrasado; por el contrario, la luz intensa al final del día ayuda en los casos de síndrome del sueño avanzado.

Otra estrategia consiste en desplazar gradualmente el horario de sueño y vigilia hacia las horas deseadas. Los viajeros notan mejoría si desplazan gradualmente su horario para aproximarlo al de su destino, empezando bastante antes de la fecha del viaje.

Si los síntomas persisten, los somníferos cuyo efecto dura un periodo breve de tiempo (medicación de corta duración de acción) y algunos fármacos estimulantes de la función cerebral (como el modafinilo), ayudan a dormir mejor y estar más alerta durante el día. Sin embargo, estos medicamentos no regulan los ritmos del organismo con mayor rapidez.

La melatonina es útil para minimizar los efectos del síndrome de desfase horario (jet lag) y los problemas derivados de trabajar por turnos. Sin embargo, su uso es controvertido. La melatonina parece ser inocua cuando se usa a corto plazo (hasta unas pocas semanas), pero los efectos de su uso continuado son desconocidos.