Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a los aspectos éticos y legales en la atención sanitaria

Por Charles Sabatino, JD, Adjunct Professor;Director, Commission on Law and Aging, Georgetown University Law Center;American Bar Association

La ley tiene mucho que decir sobre la toma de decisiones personales. Por ejemplo, el paciente está legalmente capacitado para tomar sus propias decisiones sobre la atención sanitaria que quiere recibir. No obstante, la mala salud puede poner en peligro la capacidad del paciente para ejercer sus derechos legales.

La salvaguarda de estos derechos requiere pensar y tomar decisiones anticipadamente. Una enfermedad repentina o crónica puede causar debilidad extrema y confusión, haciendo que el enfermo resulte más vulnerable y pueda caer en una involuntaria pérdida de control. Para aquellas personas que se encuentran en una situación de incapacidad física o mental puede resultar difícil llevar personalmente sus propios asuntos, expresar sus deseos y asegurarse de que se respeta su voluntad. No obstante, los adultos de cualquier edad pueden realizar las acciones necesarias para protegerse contra la pérdida de control sobre su propia vida, y esas acciones son especialmente importantes en el caso de las personas de edad avanzada.

En cuanto a los aspectos personales relativos a la salud, la herramienta de planificación clave es una directriz anticipada sobre la atención médica que se desea recibir, que incluye un testamento vital, un poder legal para asuntos médicos o ambos. Para los asuntos financieros en general, las herramientas legales imprescindibles son los poderes notariales para asuntos financieros, el testamento y, en algunos casos, un fideicomiso revocable (o vitalicio). En conjunto, estas herramientas legales ayudan a dirigir y gestionar las decisiones que afectan a los temas financieros y de salud de la persona de acuerdo con sus deseos cuando esta ya no tiene la capacidad para tomarlas. El resto de este capítulo se centra en cuestiones de atención médica y de planificación de las decisiones de salud.

Las voluntades anticipadas en el ámbito de la salud deben ser producto de la reflexión conjunta entre la persona y sus allegados, y deben recoger los valores de la persona, sus prioridades y sus preferencias durante una enfermedad grave. Existen diferencias entre las distintas leyes estatales que regulan las voluntades anticipadas, pero los 50 estados permiten que cada persona exprese sus deseos sobre el tratamiento a recibir al final de su vida en caso de sufrir una enfermedad o herida terminales, y que se designe a alguien para que se comunique en su nombre en caso de que la persona en cuestión no pueda hacerlo por sí misma.

Los documentos referentes a la salud pueden redactarse sin necesidad de un notario. No obstante, es conveniente recurrir a un notario en especial cuando las disposiciones del paciente son complejas o cuando se sospecha que probablemente los familiares estarán en desacuerdo.

Recursos en este artículo