Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Beneficios del ejercicio

Por Brian D. Johnston, , Director of Education;Director of Education, International Association of Resistance Training;Prescribed Exercise Clinics

El ejercicio practicado con regularidad fortalece el corazón y la capacidad pulmonar; permite al sistema cardiovascular suministrar más oxígeno al organismo con cada latido y al sistema pulmonar aumentar la cantidad máxima de oxígeno que los pulmones pueden almacenar. El ejercicio reduce la presión arterial y, en cierta medida, reduce los niveles de lipoproteínas totales y de LDL colesterol (conocido como colesterol malo) y aumenta los niveles de colesterol HDL (conocido como colesterol bueno). Estos efectos beneficiosos disminuyen a su vez el riesgo de sufrir un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular y una enfermedad arterial coronaria. Además, la probabilidad de desarrollar cáncer de colon y algunas formas de diabetes es menor si se practica ejercicio físico regularmente.

El ejercicio fortalece la musculatura, y, en consecuencia, se pueden realizar tareas que de otro modo quizá no se podrían llevar a cabo o simplemente se pueden realizar con mayor facilidad. Cada actividad física requiere fuerza muscular y cierto grado de movilidad de las articulaciones. La práctica regular de ejercicio puede mejorar ambas capacidades.

El ejercicio estira los músculos y las articulaciones, que a su vez pueden aumentar la flexibilidad y evitar las lesiones. También puede mejorar el equilibrio al fortalecer los tejidos circundantes de las articulaciones y del resto de todo el cuerpo, lo que ayuda a prevenir las caídas. Los ejercicios de mantenimiento del peso corporal, tales como caminar a paso rápido y el entrenamiento con pesas, fortalecen los huesos y ayudan a prevenir la osteoporosis. En los casos de artrosis, el ejercicio puede a veces mejorar la funcionalidad y reducir el dolor, si bien es posible que se tengan que diseñar pautas personalizadas y evitar los ejercicios que ocasionan una tensión excesiva sobre las articulaciones, como, por ejemplo, saltar y correr.

¿Sabías que...?

  • El ejercicio es tan beneficioso para las personas mayores, que son más frágiles, como para las más jóvenes.

Aumenta los niveles de endorfinas en el organismo, unas sustancias químicas del cerebro que alivian el dolor e inducen una sensación de bienestar. Por lo tanto, puede incidir favorablemente sobre el estado de ánimo y los niveles de energía e incluso aliviar la depresión. Además, también ayuda a reforzar la autoestima al mejorar globalmente la apariencia y la salud de la persona.

Además de estos efectos beneficiosos, el ejercicio regular ayuda a las personas mayores a mantener su independencia porque mejora su capacidad funcional y previene las caídas y las fracturas (Ver también Ejercicio en las personas de edad avanzada). Puede incluso reforzar los músculos del anciano más frágil en un asilo o en una residencia. Suele mejorar el apetito, reducir el estreñimiento y aumentar la calidad del sueño.

Los efectos positivos del ejercicio se pierden a los pocos meses de haberlo interrumpido. El vigor del corazón y de los músculos disminuye, así como el valor del colesterol HDL, mientras que se incrementan la presión arterial y la grasa corporal. Incluso los deportistas que interrumpen el ejercicio no mantienen un resultado positivo apreciable a largo plazo. No obstante, si en el pasado se desarrolló una actividad física regular, se recupera la forma física más rápidamente.

Otras razones para hacer ejercicio

Además de recomendar el ejercicio para la salud general y el bienestar, los médicos pueden prescribir programas de ejercicios específicos en determinadas circunstancias. Antes de realizar una cirugía electiva, los médicos pueden recomendar que se participe en rutinas de ejercicio para mejorar la recuperación de la cirugía. Los médicos también prescriben programas de ejercicios específicos para la rehabilitación después de lesiones y afecciones graves tales como infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares, cirugía mayor o lesiones (ver Rehabilitación para problemas específicos).

Recursos en este artículo