Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a la muerte y la agonía

Por Elizabeth L. Cobbs, MD, George Washington University;Washington DC Veterans Administration Medical Center ; Karen Blackstone, MD, George Washington University;Washington DC Veterans Administration Medical Center ; Joanne Lynn, MD, MA, MS

Hace un siglo, la mayoría de personas que sufrían lesiones graves o que contraían una enfermedad infecciosa importante fallecían al poco tiempo. En general, no se esperaba de los médicos mucho más que un poco de alivio o atenciones paliativas. Hoy día, dado que los procedimientos médicos suelen alargar la vida de quienes padecen enfermedades graves, la muerte se suele contemplar erróneamente como un acontecimiento que puede ser diferido de forma indefinida. No obstante, la muerte es parte intrínseca de la vida, y hablar de las probabilidades de evolución de una enfermedad, incluyendo la muerte y la agonía, es una parte importante de la atención sanitaria.

Cuando se tratan estos temas hay diferencias notables entre médicos y afectados tanto en el lenguaje que utilizan como en el nivel de naturalidad con que los abordan. También varía entre unas personas y otras el nivel de serenidad respecto a la cantidad de información que desean conocer y a su participación en las decisiones que haya que adoptar. Por lo general, las personas gravemente enfermas y sus seres queridos deben tratar de comprender el probable curso futuro de su enfermedad, así como las opciones disponibles para convivir con su discapacidad y su situación familiar. La persona afectada debe dar a conocer sus preferencias con respecto al tratamiento y al apoyo familiar (ver Voluntades anticipadas). Quienes no hablan con sus familias y cuidadores acerca de sus preferencias respecto a la atención cuando se encuentran en la fase terminal de sus vidas pueden ser objeto de tratamientos (como la quimioterapia o la cirugía) o acabar viviendo en situaciones (como en un hospital o una residencia) que no hubieran deseado.