Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a la medicina preventiva

Por James T. Pacala, MD, MS, Professor and Associate Head, Department of Family Medicine and Community Health, University of Minnesota Medical School

La práctica médica tradicional se centra en la mejora de la salud mediante la identificación y el tratamiento de los problemas sanitarios que previamente han producido síntomas o complicaciones. En cambio, la medicina preventiva se centra en la evitación de los problemas de salud antes de que se produzcan. La medicina preventiva también se centra en el diagnóstico de problemas de salud antes de que se manifiesten los síntomas o surjan complicaciones, cuando las probabilidades de recuperación son más altas. La prevención mejora la salud y reduce el gasto sanitario.

El objetivo general de la prevención es reducir las probabilidades de la persona de enfermar, de tener alguna invalidez o de morir prematuramente. La medicina preventiva no es una especie de sistema de «talla única». Se proponen unos objetivos específicos para cada persona. Los objetivos específicos dependen, en gran parte, del perfil de riesgo de la persona, es decir, del riesgo individual de que manifieste una enfermedad en función de factores como la edad, el sexo, los antecedentes genéticos, el estilo de vida y el entorno físico y social. Las circunstancias que aumentan esta posibilidad se denominan factores de riesgo.

Ejemplos de factores de riesgo asociados a problemas de salud

Categoría

Factores de riesgo

Dieta

Tener una dieta mal equilibrada y poco saludable

Genética

Predisposición familiar a una enfermedad específica, como las enfermedades cardíacas (cardiopatías), el cáncer de colon, el cáncer de mama, el cáncer de cuello uterino, la diabetes, los trastornos de la salud mental y el abuso de sustancias

Salud mental

Las situaciones estresantes, como:

  • Un nuevo trabajo

  • Problemas en el trabajo

  • La muerte de un ser querido

  • No dormir lo suficiente

  • Casarse o divorciarse

Actividad física

Estilo de vida sedentario (no hacer suficiente ejercicio)

Entorno físico

Las omisiones en la realización de acciones necesarias para mantener un entorno seguro, que incluyen:

  • Aplicables a cualquier persona: no guardar las armas de fuego en un lugar seguro; no utilizar el casco al montar en bicicleta; no utilizar cinturones de seguridad en los vehículos; no disponer de detectores de humo que funcionen adecuadamente ni de extintores de incendios en buenas condiciones en el hogar, y no llevar a cabo periódicamente la inspección y limpieza de los sistemas de climatización y de las chimeneas.

  • Aplicables a niños: no utilizar sillas de seguridad infantiles en los vehículos; no utilizar el casco al montar en bicicleta; no utilizar ropa de cama ignífuga ni protecciones en ventanas y sillas; no comprobar si la pintura con que se pintó la casa contiene plomo, y en caso afirmativo eliminarla; no conservar los medicamentos y las sustancias tóxicas en un lugar seguro.

  • Aplicables a personas ancianas: no eliminar o corregir los factores peligrosos que pueden causar caídas (tales como alfombras sueltas y mala iluminación).

Étnicos y sexuales

En hombres: el riesgo de padecer un infarto de miocardio (ataque al corazón o ataque cardíaco) es mayor que en las mujeres.

Hombres de ascendencia africana: el riesgo de tener la presión arterial alta es mayor que en los hombres de ascendencia caucásica.

Entorno social

Violencia urbana

Violencia familiar

Comportamiento sexual de alto riesgo (por ejemplo, tener diversas parejas o no utilizar preservativos)

Tener problemas para llevarse bien con los demás

Consumo de sustancias o drogas

Fumar cigarrillos, puros o en pipa

Mascar tabaco

Uso de drogas y sustancias ilegales

Abuso del alcohol o de fármacos de prescripción

Vacunaciones

No haber recibido las vacunas recomendadas

Peso

Tener un peso superior al recomendado en función de la altura y el sexo, en particular si dicho valor sobrepasa en un 20% o más la cifra recomendada.

Entorno de trabajo

Trabajar con posibles toxinas (por ejemplo, amianto o radiación ionizante), maquinaria, aparatos eléctricos, maquinaria agrícola y otros objetos potencialmente peligrosos.

Algunos factores de riesgo están fuera del control de la persona, como la edad, el sexo y los antecedentes familiares. Otros factores de riesgo, tales como el estilo de vida o el entorno físico y social, pueden alterarse de modo que disminuya el riesgo de desarrollar enfermedades. El riesgo puede reducirse también gracias a una buena atención médica y sanitaria.

La mayoría de las atenciones médicas que reciben los bebés (ver Cuidados en recién nacidos y lactantes), los niños (ver Revisiones médicas preventivas en los niños) y los adolescentes (ver Revisiones médicas preventivas en adolescentes) se orientan a la identificación y la prevención de problemas de salud. Por ejemplo, la exploración se centra en la detección temprana de los síntomas de un trastorno o una enfermedad en proceso. La mayoría de las vacunas se administran durante la infancia. Los profesionales de la salud aconsejan a los padres sobre la manera de prevenir accidentes y lesiones de niños y adolescentes.

Recursos en este artículo