Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Infección por el virus Zika

Por Matthew E. Levison, MD, Adjunct Professor of Medicine;Professor School of Public Health, Drexel University College of Medicine;Drexel University

La infección por el virus Zika es una infección transmitida por mosquitos que por lo general no causa síntomas, pero puede causar fiebre, erupción cutánea, dolor en las articulaciones, o infección de la membrana que cubre la parte blanca del ojo (conjuntivitis). La infección por el virus Zika en una mujer embarazada puede causar microcefalia (un defecto congénito grave) y anormalidades en los ojos del bebé.

  • El virus Zika se transmite a través de los mosquitos, pero también se puede transmitir por vía sexual, a través de transfusiones de sangre, y de una mujer embarazada a su bebé antes o durante el parto.

  • Los síntomas de la infección por el virus Zika, si se producen, suelen ser leves.

  • Los médicos sospechan una infección por el virus Zika basándose en los síntomas y el hecho de que la persona haya hecho recientemente un viaje, y confirman el diagnóstico a partir de los resultados de los análisis de sangre u orina.

  • No existe un tratamiento específico para la infección por el virus Zika, pero algunas medida, como descanso, beber muchos líquidos y tomar paracetamol (acetaminofeno) para aliviar la fiebre y el dolor, pueden resultar de utilidad.

  • La mejor manera de prevenir la infección por el virus Zika consiste en evitar las picaduras de mosquitos y las relaciones sexuales sin protección con una pareja que tenga o pueda tener la infección.

El virus Zika, al igual que los virus que causan dengue, fiebre amarilla y enfermedad de chicunguña, se transmite a través de una especie concreta de mosquito, el mosquito Aedes, que se reproduce en las zonas con agua estancada. Estos mosquitos prefieren picar a las personas y viven cerca de la gente, en interiores y exteriores. Pican de forma agresiva durante el día en el interior y en las zonas de sombra al aire libre. Son más activos durante varias horas después del amanecer y antes de la puesta del sol. También pican de noche.

En 1947, el virus Zika fue identificado por primera vez en monos del bosque Zika, en Uganda. Era relativamente desconocido hasta 2007, cuando los primeros brotes a gran escala se produjeron en las islas del Pacífico Sur. En mayo de 2015, se informó de transmisión local en América del Sur, a continuación, en Centroamérica y en el Caribe, llegando a México a finales de noviembre de 2015 (véase también CDC: Areas With Zika). La transmisión local significa que las personas reciben la picadura de un mosquito infectado en los lugares en que viven o trabajan, y no cuando viajan o cuando tienen relaciones sexuales con una persona infectada.

En los Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) proporcionan información para las personas que están considerando la posibilidad de viajar a zonas donde la infección por el virus Zika es común (ver Zika Travel Information).

A partir de octubre de 2016, se han comunicado casos de infección por el virus Zika transmitido localmente en Miami-Dade, en el sureste de Florida (véase también Advice for People Living in or Traveling to Southern Florida). También se han comunicado casos de infección por el virus Zika en viajeros que regresan a los Estados Unidos después de un viaje a países donde el virus se transmite de forma local.

Transmisión del virus Zika

Durante la primera semana de la infección, el virus Zika está presente en la sangre. Cuando los mosquitos pican a una persona infectada, ingieren sangre que contiene el virus. Luego, cuando los mosquitos pican a otra persona, transmiten el virus a esa persona.

Las personas que han viajado a áreas donde la infección por el virus Zika es común pueden tener el virus Zika en su sangre cuando regresen a casa. Si viven en una zona con mosquitos Aedes, pueden recibir la picadura de un mosquito, que transmitirá el virus a otras personas que viven en la zona: esto da lugar a la propagación local del virus Zika.

Aunque el virus Zika generalmente se transmite a través de los mosquitos, puede propagarse de otras maneras:

  • A través de las relaciones sexuales (vaginales, anales u orales) y por el hecho de compartir dispositivos sexuales

  • De una mujer embarazada infectada a su bebé antes o durante el parto

  • Por una transfusión de sangre

  • A través de la exposición accidental en un laboratorio

Las personas con infección por el virus Zika pueden transmitir el virus a través de relaciones sexuales en muchas circunstancias:

  • En los casos en que la infección no llega a causar nunca síntomas

  • Antes del inicio de los síntomas

  • Mientras se presentan los síntomas

  • Una vez que los síntomas han desaparecido

El virus Zika permanece en semen mucho más tiempo del que permanece en la sangre y otros líquidos corporales. Los hombres infectados pueden transmitirlo a sus parejas sexuales (masculinas o femeninas) a través de las relaciones sexuales sin protección (sin condón), incluyendo el sexo vaginal, anal y oral (véase también Zika and Sexual Transmission).

El virus Zika también permanece en las secreciones vaginales después de que haya desaparecido de la sangre y la orina. Las mujeres infectadas pueden transmitir el virus a sus parejas durante las relaciones sexuales.

En Brasil se ha comunicado también la transmisión por transfusión de sangre. Sin embargo, en la actualidad no se ha confirmado ningún caso de transmisión por transfusión de sangre en los Estados Unidos.

El 15 de junio de 2016, se comunicó un caso de infección por el virus Zika en un laboratorio de los Estados Unidos.

El virus Zika se puede transmitir de madre a hijo durante el embarazo o alrededor del momento del nacimiento.

En la actualidad, no se ha informado de ningún caso de bebés infectados con el virus Zika a través de la lactancia. A pesar de que el material genético del virus Zika se ha encontrado en la leche materna, el riesgo de transmisión a través de la leche materna se ve compensado por los beneficios nutricionales de la leche materna para el bebé.

Síntomas

La mayoría de las personas con infección por el virus Zika no tienen síntomas, y muchas no saben que están infectadas. Si aparecen, los síntomas suelen ser leves Las infecciones lo suficientemente graves como para requerir hospitalización son infrecuentes. Es raro que se produzca la muerte como consecuencia de una infección por el virus Zika.

¿Sabías que...?

  • La mayoría de las personas con infección por el virus Zika no tienen síntomas, y muchas no saben que están infectadas.

Los síntomas de la infección por el virus Zika incluyen fiebre, conjuntivitis, dolores articulares y musculares, dolor detrás de los ojos, dolor de cabeza y una erupción roja y con formación de nódulos; los síntomas duran de 4 a 7 días.

En raras ocasiones, se desarrolla un síndrome de Guillain-Barré después de una infección por el virus Zika. El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno neurológico que incluye debilidad muscular y sensación de hormigueo o pérdida de sensibilidad.

Microcefalia y otras anomalías en los bebés

La infección por el virus Zika durante el embarazo puede causar microcefalia en el bebé. El término microcefalia se refiere a una cabeza anormalmente pequeña. La cabeza es pequeña porque el cerebro no se desarrolla normalmente y es de un tamaño inferior al normal.

Los bebés con microcefalia puede tener muchos problemas:

  • Convulsiones

  • Retrasos en el desarrollo (por ejemplo, los niños pueden tener problemas con el habla y pueden aprender a sentarse, sostenerse en pie y caminar más tarde de lo esperado)

  • Discapacidad intelectual

  • Problemas con el movimiento y el equilibrio

  • Problemas para comer, tales como dificultad para tragar

  • Pérdida de audición

  • Problemas de visión

En los Estados Unidos, varios casos de microcefalia se han relacionado con el virus Zika. Las madres de estos bebés resultaron probablemente infectadas durante un viaje a un país donde la infección por el virus Zika es común.

La infección por el virus Zika puede causar otras anormalidades en el cerebro y en los ojos (incluyendo cataratas). Los bebés infectados pueden tener exceso de piel en el cuero cabelludo y, en raras ocasiones, no pueden doblar las articulaciones.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre y orina

Los médicos sospechan infección por el virus Zika en función de los síntomas y los lugares y las fechas de los viajes de los afectados. Sin embargo, los síntomas de la infección por el virus Zika se parecen a los de muchas enfermedades tropicales (tales como la malaria, el dengue y otras infecciones virales transmitidas por mosquitos), y la infección por el virus se produce en las mismas áreas en que se contraen estas enfermedades. Por esta razón, se necesitan pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico de infección por el virus Zika.

Los análisis de sangre o de orina pueden detectar el virus si se llevan a cabo dentro de la semana o las dos semanas siguientes al inicio de los síntomas. Estas pruebas pueden utilizar la técnica de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), que permite aumentar la cantidad de material genético del virus y por lo tanto hace que este sea más fácil de detectar. También se llevan a cabo pruebas para comprobar si existen anticuerpos frente al virus Zika en la sangre.

En la actualidad, los hombres que pueden haber estado expuestos al virus Zika no se someten a pruebas de detección para determinar si están infectados y si, por lo tanto, existe el riesgo de que transmitan el virus cuando tengan relaciones sexuales. En lugar de ello, se recomienda utilizar medidas para prevenir la transmisión (como condones) siempre que las personas que puedan haber estado expuestas al virus Zika tengan relaciones sexuales (incluyendo el sexo vaginal, anal y oral).

Pruebas de detección en las mujeres embarazadas

Si las mujeres embarazadas han viajado a zonas donde la infección por el virus Zika es común, se lleva a cabo un análisis de sangre para la detección del virus, independientemente de si presentan síntomas de la infección o no. Además, si las mujeres embarazadas pueden haber estado expuestas al virus Zika, se practica una ecografía a fin de comprobar que el feto se está desarrollando normalmente.

Si las mujeres embarazadas viven en zonas donde la infección por el virus Zika es común, la infección por este virus es un riesgo durante todo el embarazo. Si aparecen síntomas que sugieren infección por el virus Zika, se efectúan pruebas durante la primera semana de la enfermedad. Si no presentan síntomas, los médicos suelen hacer pruebas de detección del virus Zika en la primera visita prenatal. Si los resultados son negativos, se realiza otra prueba a la mitad del segundo trimestre para comprobar una vez más que no se haya producido la infección. La ecografía para comprobar el desarrollo del feto se realiza a las 18 a 20 semanas de embarazo.

Pruebas de detección en bebés

Si una mujer embarazada vive o ha viajado a una región donde la infección por el virus Zika sea común, el hecho de que tengan que llevarse a cabo o no pruebas de detección del virus en el bebé depende de lo siguiente:

  • Los resultados de las pruebas del virus Zika en la madre

  • Si el bebé presenta microcefalia, otras anomalías cerebrales, y/o anomalías oculares

Si la madre ha resultado positiva a la prueba de virus Zika, el bebé deberá someterse a pruebas de detección para comprobar si presenta la infección.

Si a la madre no se le practicó la prueba de detección del virus Zika o bien sus resultados fueron negativos y su bebé no presenta microcefalia u otra anormalidad, no es necesario efectuar ninguna prueba.

Si el bebé tiene microcefalia u otra anormalidad cerebral, deben practicársele pruebas de detección del virus Zika, independientemente de los resultados de las pruebas de la madre.

Prevención

Hasta que se disponga de más información, el CDC ha recomendado que las mujeres embarazadas consideren posponer los viajes a las zonas donde la infección del virus Zika es común (véase también CDC: Zika Virus: For Pregnant Women). Si las mujeres deciden desplazarse a estas zonas, deben consultar con su médico acerca de los riesgos de infección por el virus Zika y las precauciones que deben tomar para evitar las picaduras de mosquitos durante el viaje.

Actualmente, no existe una vacuna para prevenir la infección por el virus Zika, aunque las investigaciones al respecto siguen avanzando.

Prevención de la transmisión del virus Zika a través de la picadura de mosquitos

La prevención de la infección por el virus Zika depende del control de los mosquitos en las zonas donde la infección por este virus es común, así como de la prevención de las picaduras de mosquitos cuando se viaja a tales áreas.

Se aconseja tomar las siguientes precauciones para evitar las picaduras de mosquito:

  • Vestir camisas de manga larga y pantalones largos.

  • Permanecer en lugares que tengan aire acondicionado o en los que se disponga de mosquiteras en puertas y ventanas para impedir el paso de los insectos.

  • Dormir bajo una mosquitera en los lugares en los que no se disponga de protección en puertas y ventanas o aire acondicionado.

  • Usar repelentes de insectos registrados en Environmental Protection Agency, con ingredientes tales como el DEET (dietiltoluamida) u otros principios activos aprobados, en las superficies corporales expuestas.

  • Tratar la ropa con el insecticida permetrina (no lo aplique directamente sobre la piel).

Para los niños, se recomiendan las siguientes precauciones:

  • No utilizar repelentes de insectos en bebés de menos de 2 meses de edad.

  • No utilizar productos que contengan aceite de eucalipto de limón (para-mentano-diol) en niños menores de 3 años de edad.

  • Para los niños de más edad, los adultos deben rociar repelente en sus propias manos y luego aplicarlo a la piel de los niños.

  • Vestir a los niños con ropa que cubra brazos y piernas, o cubrir la cuna, silla de paseo o cochecito de bebé con una mosquitera.

  • No aplicar el repelente de insectos en las manos, los ojos, la boca, o las zonas irritadas o con heridas de los niños.

Prevención de la transmisión sexual del virus Zika

El virus Zika puede transmitirse por vía sexual de hombres a sus parejas sexuales, ya sean hombres o mujeres, y de mujeres a hombres.

Para las mujeres embarazadas, las precauciones para prevenir la transmisión sexual del virus Zika son particularmente importantes. Si su pareja (hombre o mujer) vive en una zona donde la infección por el virus Zika es común, o ha viajado a alguna de estas zonas, deben utilizar medidas preventivas en sus relaciones sexuales mientras dure el embarazo. La pareja debe tomar alguna de las siguientes medidas:

  • Abstenerse de tener relaciones sexuales (vaginal, anal u oral)

  • Usar de manera sistemática y correcta un método anticonceptivo de barrera durante las relaciones sexuales (vaginal, anal u oral)

Esta recomendación se aplica tanto si la pareja tiene síntomas como si no, porque la mayoría de las infecciones por el virus Zika no causan síntomas, y cuando aparecen suelen ser leves.

Los métodos de barrera incluyen condones (masculinos y femeninos) y barreras dentales (utilizadas durante el sexo oral). Estas barreras pueden reducir el riesgo de contraer el virus Zika durante las relaciones sexuales. Para ser eficaces, los condones y barreras dentales deben utilizarse correctamente. Deben colocarse antes de que comience la actividad sexual y dejarlas colocadas hasta que termine (ver Cómo usar el preservativo). Se deben utilizar cada vez, durante el sexo vaginal, anal y oral.

Para reducir el riesgo de transmisión sexual, no deben compartirse los dispositivos para las prácticas sexuales.

Los CDC han hecho las siguientes recomendaciones generales sobre la prevención de la transmisión sexual del virus Zika (CDC: Zika Virus: Protect Yourself During Sex y CDC: Zika and Sexual Transmission):

Para los hombres que han sido diagnosticados con infección por el virus Zika o que tengan o hayan tenido síntomas:

  • Deben usar condones o no tener relaciones sexuales durante al menos 6 meses después del diagnóstico de la infección o después del comienzo de los síntomas.

Para las mujeres que han sido diagnosticadas con la infección por el virus Zika o que tengan o hayan tenido síntomas:

  • Deben practicar sexo con condones o no tener relaciones sexuales durante al menos 8 semanas después del diagnóstico de la infección o del comienzo de los síntomas.

Los períodos de tiempo para los hombres y las mujeres difieren porque el virus Zika permanece en el semen más tiempo que en otros líquidos corporales.

Para las personas (hombres y mujeres) que han viajado a un área donde la infección por el virus Zika es común, pero que no tengan ningún síntoma de la infección:

  • Ellos y sus parejas deben usar condones o no tener relaciones sexuales durante al menos 8 semanas después de su regreso.

Para las parejas que viven en una zona en la que la infección por el virus Zika es común:

  • Deben usar condones o no tener relaciones sexuales durante el tiempo que la infección por virus Zika esté activa en la zona.

  • Si alguno de los miembros de la pareja desarrolla síntomas, deben ponerse en contacto con un profesional de la salud.

Prevención de la transmisión del virus Zika por transfusión de sangre

El riesgo de transmisión del virus Zika a través de una transfusión de sangre se considera extremadamente bajo. No obstante, se pide a los donantes de sangre que esperen 28 días si se encuentran en situación de riesgo de infección por el virus Zika por cualquiera de las siguientes razones:

  • Han viajado o viven en una zona donde la infección por el virus Zika es común.

  • Han tenido una infección por el virus Zika anteriormente (deben esperar 28 días después de que los síntomas se resuelven antes de la donación).

  • Presentan síntomas de infección por el virus Zika dentro de las dos semanas siguientes a un viaje a una zona en la que la infección por este virus es común.

  • Han tenido relaciones sexuales con un hombre que ha sido diagnosticado con la infección por el virus Zika.

  • Han tenido relaciones sexuales con un hombre que ha viajado o vivido en un área afectada por el Zika en los 3 meses antes del contacto sexual.

Si las personas desarrollan síntomas de la infección por el virus Zika después de donar sangre, deben ponerse en contacto con la Cruz Roja para que se puedan poner en cuarentena las donaciones que puedan haberse visto afectadas.

Tratamiento

  • Tratamiento sintomático

No existe un fármaco antivírico específico para la infección por el virus Zika.

El tratamiento de la infección por el virus Zika es de soporte. Incluye las siguientes medidas:

  • Reposo

  • Líquidos para evitar la deshidratación

  • Paracetamol (acetaminofeno) para aliviar el dolor y la fiebre

Las personas que puedan tener una infección por el virus Zika no deben tomar aspirina (ácido acetilsalicílico) ni otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) hasta que el dengue se haya descartado. Si la persona tiene dengue y toma aspirina (ácido acetilsalicílico) u otro AINE, se incrementa el riesgo de sangrado excesivo (hemorragia). El dengue debilita los vasos sanguíneos, haciéndolos más propensos a romperse o a tener pérdidas, y los AINE disminuyen la capacidad de la sangre para coagularse. Además, debido al peligro de desarrollar síndrome de Reye, no debe administrarse ácido acetilsalicílico (aspirina) a los niños (menores de 18 años).

Si se detecta el virus Zika en las mujeres embarazadas, los médicos pueden recomendar que se realice una ecografía cada 3 a 4 semanas, para comprobar si el feto se está desarrollando correctamente. Los médicos pueden derivar a las mujeres a un especialista en medicina materno-fetal o a un especialista en enfermedades infecciosas con experiencia en la gestión del embarazo.

Más información

Recursos en este artículo