Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Infecciones neumocócicas

Por Larry M. Bush, MD, Affiliate Professor of Clinical Biomedical Sciences;Affiliate Associate Professor of Medicine, Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University;University of Miami-Miller School of Medicine

Las infecciones neumocócicas son causadas por las bacterias grampositivas Streptococcus pneumoniae (neumococos).

  • Las bacterias se dispersan en el aire cuando las personas infectadas tosen o estornudan.

  • Las infecciones más frecuentes son la neumonía, la meningitis, la sinusitis y las infecciones del oído medio (otitis media).

  • Estas infecciones suelen causar fiebre y una sensación general de malestar, además de otros síntomas que dependen de cuál sea la parte del cuerpo infectada.

  • El diagnóstico se basa en los síntomas o la identificación de la bacteria en muestras de material infectado.

  • Los niños pequeños son vacunados rutinariamente contra estas infecciones, y se recomienda la vacunación a todas las personas de alto riesgo.

  • El tratamiento con penicilina u otro antibiótico suele ser efectivo.

Existen más de 90 tipos de neumococos. Sin embargo, las infecciones más graves están provocadas por unos pocos tipos de neumococos.

Los neumococos suelen residir en las vías respiratorias altas de las personas sanas, que son su huésped natural, particularmente durante el invierno y la primavera. Las bacterias se propagan a otras personas cuando estas hacen lo siguiente:

  • Inhalan gotas infectadas dispersadas al estornudar o al toser

  • Mantienen contacto cercano con una persona infectada

El contagio es más probable entre grupos de personas en ambientes cerrados, como quienes viven, residen, o trabajan en hogares de ancianos, prisiones, bases militares, centros de acogida para personas sin hogar o centros de día.

Algunos trastornos aumentan el riesgo de desarrollar dichas infecciones. Además, las personas mayores, aun estando sanas, tienden a sufrir síntomas más graves y mayores complicaciones en caso de infección neumocócica. La vacunación se considera recomendable para dichas personas.

La mayoría de infecciones neumocócicas se desarrollan en:

  • Los pulmones (neumonía)

  • El oído medio (otitis media, que es frecuente en los niños)

  • Los senos paranasales (sinusitis)

La neumonía se puede desarrollar después de una gripe que dañe el revestimiento de las vías respiratorias.

Las bacterias se propagan a través del torrente sanguíneo (causando bacteriemia). Las infecciones pueden producirse en los tejidos que cubren el encéfalo y la médula espinal (meningitis) o, en menor medida, en las válvulas cardíacas, los huesos, las articulaciones o la cavidad abdominal.

Síntomas y diagnóstico

Los síntomas de las infecciones neumocócicas varían según el lugar donde se produzca la infección.

Neumonía neumocócica

Por lo general, los síntomas de la neumonía neumocócica empiezan de repente. Las personas sufren fiebre, escalofríos, malestar general, dificultad respiratoria y tos, que se acompaña de esputo de color rojizo.

Frecuentemente, aparece un dolor agudo y punzante en un lado del tórax, que empeora al respirar profundamente y al toser. En cerca del 40% de los afectados, el líquido se acumula entre las capas de tejido que recubren los pulmones (esta afección se denomina derrame pleural). El derrame pleural puede contribuir al dolor torácico y dificultar la respiración.

Se realizan radiografías de tórax para buscar signos de neumonía. El médico toma una muestra de esputo y la examina al microscopio; también puede enviarse una muestra de esputo, pus o sangre al laboratorio para realizar un cultivo bacteriano. Las bacterias neumocócicas son fácilmente identificables. También se examinan para ver qué antibióticos son eficaces (un proceso llamado prueba de sensibilidad).

Meningitis neumocócica

Los afectados por meningitis neumocócica sufren fiebre, cefalea y malestar general. El cuello se pone rígido de modo que bajar la barbilla hacia el pecho resulta doloroso y difícil, aunque esto no siempre puede detectarse al inicio de la enfermedad.

A diferencia de los niños y adultos, la mayoría de los lactantes no presentan rigidez de nuca. Es posible que los únicos síntomas sean rechazar la comida y estar irritables o decaídos.

El diagnóstico requiere una punción lumbar para obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo; la muestra se revisa para detectar indicios de infección, como glóbulos blancos (leucocitos) y bacterias.

Otitis media neumocócica

La otitis media neumocócica causa dolor en el oído y protrusión y enrojecimiento del tímpano o acumulación de pus detrás de él. Estas infecciones pueden causar pérdida de la audición, problemas de equilibrio, un desgarro (perforación) en el tímpano e infecciones en los huesos del cráneo.

Las bacterias neumocócicas causan alrededor del 30 al 40% de los casos de otitis media en los niños.

El diagnóstico suele basarse en los síntomas y en los resultados de la exploración física. Generalmente no se realizan hemocultivos ni otras pruebas.

Prevención

Existen dos tipos de vacuna neumocócica:

  • Una vacuna conjugada (PCV13) que protege contra 13 tipos de neumococos

  • Una vacuna polisacárida no conjugada (PPSV23) que protege contra 23 tipos de neumococos

Si los niños menores de 5 años no tienen bazo o su bazo no está funcionando adecuadamente, se les puede administrar antibióticos (como la penicilina), además de la vacuna. En tales casos, los antibióticos se pueden continuar durante toda la infancia y la edad adulta.

Vacuna conjugada (PCV13)

La PCV13 se recomienda como vacunación sistemática en los casos siguientes:

  • Todos los niños

  • Todos los adultos mayores de 65 años

La vacuna PCV13 también se recomienda para las personas de 6 a 64 años que tengan alguna de las circunstancias de alto riesgo siguientes:

  • Una lesión u otro trastorno que provoca una fuga de líquido cefalorraquídeo

  • Anemia de células falciformes (anemia drepanocítica o drepanocitosis) o trastornos similares de los glóbulos rojos sanguíneos

  • Un sistema inmunitario debilitado (por ejemplo, debido a una enfermedad congénita, ciertos trastornos renales crónicos, una infección por VIH, leucemia, linfomas, otros tipos de cáncer o el uso de medicamentos que inhiben el sistema inmunitario)

  • Un trasplante de órganos

Vacuna no conjugada (PPSV23)

La PPSV23 se recomienda en los siguientes casos:

  • Todos los adultos mayores de 65 años

La PPSV23 también se recomienda en personas entre 6 y 64 años que padecen alguna de las siguientes patologías:

  • Cualquiera de las circunstancias de alto riesgo mencionadas anteriormente

  • Un trastorno pulmonar crónico (incluyendo asma)

  • Un trastorno cardíaco crónico

  • Diabetes mellitus

  • Un trastorno hepático crónico

  • El abuso crónico de alcohol

  • Consumo de cigarrillos

  • Residencia en un centro de cuidados a largo plazo

Tratamiento

  • Tratamiento con penicilina u otro antibiótico

La penicilina (o fármacos del mismo grupo como ampicilina y amoxicilina) es el tratamiento de primera elección para la mayoría de las infecciones neumocócicas. Se suele administrar por vía oral, pero si la infección es grave puede administrarse por vía intravenosa.

Los neumococos resistentes a la penicilina son cada vez más frecuentes. Por lo tanto, se utilizan con frecuencia otros antibióticos, como ceftriaxona, cefotaxima, fluoroquinolonas (como la levofloxacina) o vancomicina. La vancomicina no siempre es eficaz contra la meningitis causada por neumococos. Por lo tanto, a las personas con meningitis se les administra generalmente ceftriaxona o cefotaxima, rifampicina o ambos, así como vancomicina.

Más información