Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Infección por tenia del perro

(Equinococosis; hidatidosis)

Por Richard D. Pearson, MD, University of Virginia School of Medicine

La infección por tenia del perro es una infección causada por las tenias Echinococcus granulosus y Multilocularis Echinococcus. Puede causar quistes que se forman en diversos órganos (equinococosis).

Las tenias adultas de Echinococcus granulosus y Multilocularis Echinococcus residen en el intestino de los perros u otros cánidos. Estas tenias a veces infectan a las personas, causando quistes en el hígado u otros órganos.

Ciclo de vida de la tenia del perro

Los perros, especialmente los perros pastores, se infectan cuando consumen los quistes de las tenias procedentes de los tejidos de animales infectados (como ovejas, cabras, vacas o cerdos). Los quistes (llamados quistes hidatídicos) se convierten en tenias adultas en el intestino del perro. Los perros infectados eliminan los huevos de tenia en sus heces. Las ovejas, las vacas, las cabras o los cerdos consumen huevos de tenia procedentes de la tierra contaminada con heces de perro. Dentro de estos animales, los huevos eclosionan y se convierten en quistes en los órganos internos del animal.

Las personas (a menudo pastores) se suelen infectar cuando consumen accidentalmente tierra, agua o alimentos que han sido contaminados por huevos de Echinococcus procedentes de heces de perro.

Los huevos de tenia permanecen vivos en la tierra durante un periodo de un año como máximo. Los huevos también pueden estar presentes en la piel de los animales infectados. Cuando una persona toca un animal infectado, puede recoger los huevos, pasarlos de las manos a la boca o a los alimentos y por lo tanto llegar a infectarse.

Los huevos eclosionan en el intestino y liberan esferas que contienen larvas de tenia. Las esferas penetran en la pared del intestino y viajan a través del torrente sanguíneo hasta diversos órganos, como el hígado y los pulmones. En estos órganos, las esferas se convierten en quistes que aumentan gradualmente de tamaño y que, en las personas, pueden causar síntomas. La infección resultante se denomina equinococosis.

Síntomas

Los síntomas de la equinococosis incluyen los siguientes:

  • Dolor abdominal, e ictericia si se forman quistes en el hígado

  • Dolor torácico y expectoración de sangre o del contenido de los quistes, si se han formado quistes en los pulmones

  • Urticaria o reacción alérgica potencialmente mortal (anafilaxis)

Diagnóstico

  • Ecografía, tomografía computarizada o resonancia magnética nuclear.

En personas con equinococosis, los quistes en el hígado o en otros tejidos se pueden observar mediante una ecografía, una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN).

Para detectar anticuerpos contra la tenia del perro también pueden realizarse análisis de sangre. Los anticuerpos son sustancias producidas por el sistema inmunitario para ayudar a defender al cuerpo de un ataque, incluyendo un ataque parasitario.

Prevención

La equinococosis se puede prevenir mediante las medidas siguientes:

  • Lavarse cuidadosamente las manos

  • No consumir alimentos o agua que puedan estar contaminadas con heces de perro

Tratamiento

  • Extirpación quirúrgica o vaciado del quiste, generalmente seguida de albendazol

Los médicos a menudo pueden extirpar quirúrgicamente el quiste o vaciarlo con una aguja. Para aumentar la probabilidad de obtener tejido tumoral, el médico emplea la ecografía o la TC para guiar la localización de la aguja de biopsia. Seguidamente se inyecta una solución salina en el quiste para matar a los parásitos y después se drena (un procedimiento llamado aspiración percutánea de inyección-reaspiración).

Después de la cirugía o el drenaje, suele administrarse albendazol. Reduce la probabilidad de que un quiste reaparezca o se disemine. Puede matar algunos quistes pero para ello debe tomarse durante mucho tiempo. También se utiliza albendazol para inhibir el crecimiento de quistes que no se pueden extirpar quirúrgicamente o vaciar.

Recursos en este artículo