Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fiebre maculosa de las Montañas Rocosas (FMMR)

(Fiebre maculosa; fiebre transmitida por garrapatas; tifus transmitido por garrapatas)

Por William A. Petri, Jr, MD, PhD, Wade Hampton Frost Professor of Medicine and Chief, Division of Infectious Diseases and International Health, University of Virginia School of Medicine

La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas es una enfermedad por rickettsias potencialmente mortal transmitida por las garrapatas de los perros y de los bosques. Produce erupción, dolor de cabeza y fiebre alta.

  • Las personas se infectan mediante la picadura de una garrapata portadora de la infección.

  • Aparece dolor de cabeza intenso, escalofríos, cansancio extremo y dolores musculares, seguidos, a los pocos días, de una erupción cutánea.

  • La mejor manera de prevenir la infección es evitar las picaduras de garrapata.

  • Si se ha sufrido una picadura de garrapata y se presentan los síntomas típicos, se administran antibióticos de inmediato.

La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas (RMSF por sus siglas en inglés) es causada por la bacteria Rickettsia rickettsii. Las rickettsias son un tipo de bacteria que puede vivir sólo dentro de las células de otros organismos (véase también Introducción a las infecciones por rickettsias).

La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas es probablemente la infección por rickettsias más frecuente en Estados Unidos. Fue identificada por primera vez en los estados de las Montañas Rocosas, pero aparece a lo largo del área continental de los Estados Unidos; es más común en el sureste y centro-sur de Estados Unidos (Carolina del Norte, Oklahoma, Arkansas, Tennessee y Missouri). También aparece en América Central y del Sur.

La enfermedad suele aparecer entre marzo y septiembre, cuando las garrapatas adultas están activas y es más probable que las personas se hallen en áreas infestadas por ellas. En los estados del sur, la enfermedad se produce durante todo el año. Las personas que pasan mucho tiempo en zonas infestadas por garrapatas, como los niños menores de 15 años, sufren mayor riesgo de infección.

Las garrapatas adquieren estas rickettsias al alimentarse de mamíferos infectados, generalmente roedores. Las hembras de las garrapatas infectadas también transmiten las rickettsias a su descendencia. La infección se transmite a los seres humanos a través de las picaduras de las garrapatas del bosque o del perro; la enfermedad por rickettsias no suele transmitirse directamente de persona a persona.

Las rickettsias viven y se multiplican en las células que revisten los vasos sanguíneos; suelen infectarse los vasos sanguíneos situados en la piel y debajo de esta, así como los del encéfalo, los pulmones, el corazón, los riñones, el hígado y el bazo. Los pequeños vasos sanguíneos infectados pueden verse obstruidos por coágulos de sangre. Si la infección es grave, se pueden formar coágulos de sangre en todo el cuerpo, lo que da lugar a un cuadro de coagulación intravascular diseminada.

¿Sabías que...?

  • Casi tres cuartas partes de las personas con síntomas recuerdan haber sufrido una picadura de garrapata.

Síntomas

De modo característico, los síntomas de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas incluyen cefalea intensa, escalofríos, agotamiento extremo (postración) y dolores musculares; comienzan súbitamente entre 3 y 12 días después de la picadura de una garrapata. Cuanto más rápidamente comienzan los síntomas, más grave es la infección. Al cabo de unos días aparece fiebre alta, que en las infecciones graves persiste entre 1 y 3 semanas. También se presenta tos seca, y son frecuentes las náuseas y los vómitos.

Entre el primer y el sexto día de fiebre, aparece una erupción cutánea en las muñecas y los tobillos que se extiende con rapidez hacia las palmas de las manos, las plantas de los pies, los antebrazos, el cuello, la cara, las axilas, las nalgas y el tronco. Al principio, la erupción es plana y rosada, pero después se oscurece y se eleva ligeramente; no produce comezón, y resulta más evidente con el agua caliente, por ejemplo al tomar un baño. Al cabo de unos 4 días aparecen pequeñas zonas de color púrpura (petequias) provocadas por hemorragias en la piel. Si la infección es grave, algunas áreas de la piel pueden morir y volverse negras, lo que indica gangrena.

Alrededor del 10% de las personas con fiebre maculosa de las Montañas Rocosas no desarrollan una erupción.

A medida que dicha infección avanza, puede causar otros síntomas:

  • Agitación, insomnio, delirio y en algunos casos coma, si se afectan los vasos sanguíneos en el encéfalo

  • Dolor abdominal

  • Inflamación de las vías respiratorias (neumonitis) y neumonía

  • Lesión cardíaca

  • Anemia

  • Hipotensión arterial grave y muerte (poco frecuente; cuando la infección es grave)

Diagnóstico

  • Evaluación médica

  • Análisis de sangre y biopsia de la erupción

Los médicos sospechan la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas si los posibles afectados:

  • Viven en una zona boscosa en cualquier parte del hemisferio occidental, o cerca de ella

  • Tienen fiebre, dolor de cabeza y dolores musculares en primavera, verano u otoño, independientemente de si tienen una erupción o una picadura de garrapata

Alrededor del 70% de los afectados recuerda haber sido mordido por una garrapata.

Pueden llevarse a cabo análisis de sangre que detectan anticuerpos contra la bacteria. Sin embargo, estas pruebas pueden detectar en primer lugar estos anticuerpos sólo alrededor de 7 a 10 días después de que comiencen los síntomas. Las pruebas de detección de anticuerpos realizadas antes de este momento pueden ser negativas. Por lo tanto, estas pruebas no ayudan a los médicos a diagnosticar la infección inmediatamente después de que se produzca, pero sí pueden ayudar a confirmar el diagnóstico más adelante.

Para confirmar el diagnóstico, se realiza un ensayo de inmunofluorescencia, donde se emplea una muestra procedente de la erupción cutánea. En los ensayos de inmunofluorescencia, se marcan las sustancias exógenas producidas por las bacterias (antígenos) con una sustancia marcadora fluorescente, que permite detectar la bacteria con mayor facilidad.

Prevención

No existe ninguna vacuna contra la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, así que la mejor prevención es evitar la picadura de la garrapata o extraer la garrapata adherida inmediatamente si la picadura ya se ha producido. Pueden tenerse en cuenta las siguientes medidas preventivas:

  • Se limita el acceso de la garrapata a la piel introduciendo los pantalones dentro de las botas o de los calcetines y aplicando a la ropa un insecticida que contenga permetrina.

  • También es conveniente el uso de repelentes contra las garrapatas, como la DEET (dietiltoluamida), aplicándolos directamente sobre la piel. Dichos repelentes son eficaces, pero en raras ocasiones producen reacciones tóxicas, como convulsiones, en niños pequeños.

  • La búsqueda frecuente de garrapatas ayuda a evitar la infección, ya que, para transmitirla, las garrapatas necesitan estar adheridas durante 24 horas por término medio.

  • Las garrapatas adheridas deben eliminarse con unas pinzas, con cuidado. Debe agarrarse la cabeza de la garrapata tan cerca de la piel como sea posible, y se debe tener cuidado al arrancar la garrapata, porque si una garrapata llena de sangre se aplasta al arrancarla puede transmitir la rickettsiosis.

Prevención de la picadura de la garrapata

Evitar el acceso de la garrapata a la piel, para lo cual se recomienda:

  • Permanecer en caminos y senderos

  • Introducir los bajos de los pantalones en las botas o calcetines

  • Vestir camisas de manga larga

  • Aplicar un repelente de dietiltoluamida (DEET) sobre la piel

La DEET debe utilizarse con precaución en niños muy pequeños, ya que se han comunicado casos de reacciones tóxicas. La permetrina en la ropa resulta efectiva para matar las garrapatas. En las zonas endémicas, es esencial comprobar con frecuencia que no se lleve ninguna garrapata encima, especialmente en las zonas corporales con pelo y en el caso de los niños.

Retirar las garrapatas hinchadas con cuidado y no aplastarlas entre los dedos, ya que el hecho de aplastar la garrapata puede facilitar la transmisión de enfermedades. No debe apretarse ni aplastarse el cuerpo de la garrapata. Para extaer la garrapata, se recomienda ejercer una tracción gradual sobre la cabeza con unas pequeñas pinzas. El punto por el que había estado fijada a la piel se debe limpiar con alcohol. La vaselina, los fósforos encendidos y las sustancias irritantes no son formas eficaces para extraer las garrapatas de la piel y no se deben utilizar.

No existen medios eficaces para eliminar las garrapatas de áreas extensas, pero la población de garrapatas puede reducirse en las zonas endémicas mediante el control de las poblaciones de animales pequeños.

Tratamiento

  • Antibióticos

Si sospechan que una persona puede tener fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, los médicos prescriben inmediatamente antibióticos en función de los síntomas y la posibilidad de exposición a garrapatas infectadas, aunque los resultados de laboratorio no estén aún disponibles. El tratamiento precoz con antibióticos ha reducido el índice de mortalidad del 20 al 5%.

Normalmente se utiliza doxiciclina. Se administra por vía oral cuando la infección es leve y por vía intravenosa cuando es más grave. Las personas afectadas suelen tomarse el antibiótico hasta que los síntomas mejoran o hasta que dejan de tener fiebre durante un periodo de entre 24 y 48 horas, pero deben tomarlos por lo menos durante 7 días. El cloranfenicol también es eficaz, pero puede tener efectos secundarios graves y no está disponible en los Estados Unidos.

Sin embargo, el médico no suele prescribir antibióticos a personas que hayan sufrido una picadura de garrapata pero no tengan síntomas. En su lugar, el médico les indica que deben informarle de inmediato si aparece algún síntoma.

Recursos en este artículo