Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Resfriado común

Por Craig R. Pringle, BSc, PhD, Professor Emeritus, School of Life Sciences, University of Warwick

El resfriado común es una infección viral del revestimiento interno de la nariz, los senos paranasales y la garganta.

  • Por lo general, los resfriados se propagan cuando las manos de una persona entran en contacto con las secreciones nasales de una persona infectada.

  • Los resfriados a menudo comienzan con una irritación o dolor en la garganta, o molestias en la nariz, seguidas de estornudos, secreción nasal, tos y una sensación general de malestar.

  • El médico basa el diagnóstico en los síntomas.

  • Una buena higiene, incluyendo lavarse las manos frecuentemente, es la mejor manera de prevenir los resfriados.

  • El descanso, los descongestionantes (descongestivos) y los antiinflamatorios no esteroideos contribuyen al alivio de los síntomas.

El resfriado común es una de las enfermedades más frecuentes. Son muchos los virus (rinovirus, adenovirus, coronavirus, y metapneumovirus humanos) causantes de resfriados, pero los rinovirus (de los cuales existen más de 100 subtipos) son los que están implicados más a menudo. Los resfriados causados por rinovirus son más habituales en primavera y otoño. Otros virus causan enfermedades parecidas al resfriado común en otras épocas del año.

Los resfriados se propagan sobre todo cuando las manos de una persona entran en contacto con secreciones nasales de otra persona infectada; las secreciones contienen virus del resfriado. Cuando las personas se tocan la boca, la nariz o los ojos, los virus penetran en su organismo y provocan un nuevo resfriado. Con menor frecuencia, los resfriados se contagian al respirar aire que contenga gotitas expulsadas por la tos o por los estornudos de una persona infectada. El resfriado es especialmente contagioso en los primeros 1 o 2 días tras el inicio de los síntomas.

La exposición al frío no causa resfriados ni aumenta la susceptibilidad a las infecciones. El estado general de salud y los hábitos alimentarios de la persona no parecen influir en su susceptibilidad a las infecciones, así como tampoco las anomalías de la nariz o de la garganta (como amígdalas hipertróficas o vegetaciones).

Síntomas

Los síntomas comienzan entre 1 y 3 días después de la infección. Por lo general, el primer síntoma es picor o dolor de garganta, o molestias en la nariz. Después, la persona comienza a estornudar, presenta secreción nasal excesiva (rinorrea) y se siente levemente enferma. La fiebre no es frecuente, pero puede aparecer al principio de la enfermedad, de carácter leve. Al principio, las secreciones de la nariz son acuosas y claras, y pueden ser molestas por su abundancia; después se tornan más espesas, opacas, de color amarillo verdoso y menos abundantes. Muchas personas también tienen tos leve. Los síntomas suelen desaparecer al cabo de 4 a 10 días, aunque la tos a menudo persiste durante la segunda semana.

Las complicaciones prolongan la enfermedad. Las infecciones por rinovirus a menudo desencadenan crisis de asma en las personas asmáticas. Algunas personas presentan infecciones bacterianas del oído medio (otitis media) o de los senos paranasales; estas infecciones se producen por la congestión nasal, que impide el drenaje normal de la zona y provoca una retención de secreciones en las que pueden crecer las bacterias.

¿Sabías que...?

  • Los resfriados rara vez causan fiebre.

  • Los antibióticos son inútiles en el tratamiento de los resfriados.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

Por lo general, el médico diagnostica un resfriado basándose en los síntomas característicos. Fiebre alta, cefalea intensa, erupciones en la piel, disnea o dolor torácico sugieren que la infección no es un simple resfriado.

Las pruebas de laboratorio suelen ser innecesarias para el diagnóstico. Si surgen complicaciones, el médico realiza análisis de sangre y radiografías.

Prevención

Como son muchos los virus causantes de resfriados, y cada virus cambia ligeramente con el paso del tiempo, no ha sido posible desarrollar una vacuna eficaz.

La mejor medida preventiva es la práctica de una buena higiene. Puesto que muchos virus del resfriado se propagan por el contacto con las secreciones de la persona infectada, las siguientes medidas pueden ser de utilidad:

  • Las personas con síntomas de resfriado y quienes convivan con ellos (ya sea en el hogar o en el trabajo) deben lavarse las manos con frecuencia.

  • Hay que estornudar y toser en pañuelos desechables, que deberán ser meticulosamente eliminados.

  • Si es posible, las personas con síntomas deben dormir en una habitación separada.

  • Quienes tengan tos o estornudos debidos a un resfriado no deben ir al trabajo o a la escuela, ya que pueden infectar a otros.

  • La limpieza cuidadosa de superficies y objetos con un desinfectante también ayuda a reducir la propagación de virus del resfriado común.

A pesar de su popularidad, la hierba equinácea y las altas dosis de vitamina C (hasta 2000 mg por día) no previenen los resfriados, ni tampoco los previene el consumo de cítricos.

Tratamiento

  • Para quienes tengan fiebre o síntomas intensos, reposo en casa.

  • Líquidos en abundancia e inhalación de vapor

  • Si es necesario, fármacos de venta sin receta para aliviar los síntomas

Las personas con un resfriado deben permanecer calientes y cómodas, e intentar evitar contagiar a los demás. Quienes tengan fiebre o síntomas intensos deben guardar reposo en casa. Beber líquidos e inhalar vapores o nebulizaciones producidos por un vaporizador se ha considerado útil durante mucho tiempo para mantener las secreciones blandas y más fáciles de expulsar, pero probablemente no resulta de gran ayuda.

Los fármacos antivirales actualmente disponibles no son efectivos contra los resfriados. Los antibióticos no son útiles en las personas con resfriado, incluso cuando se secreta, por la nariz o al toser, mucosidad espesa o de color.

La hierba equinácea (ver Hierba equinácea), los preparados de cinc (ver Cinc) y la vitamina C se han propuesto como tratamiento. Algunos estudios pequeños han demostrado la eficacia de estos preparados; otros, en cambio, han demostrado que son ineficaces. No existen ensayos clínicos con un gran número de personas, bien diseñados, que hayan confirmado su efectividad; incluso cuando los ensayos han demostrado un beneficio, este es pequeño. Por ejemplo, cuando el zinc acorta la duración de los síntomas del resfriado, lo hace por un periodo inferior a 1 día. Por ello, la mayoría de los expertos no recomiendan dichos suplementos como tratamiento.

Varios remedios populares sin receta médica ayudan a aliviar los síntomas del resfriado. Como no curan la infección, que suele resolverse en 1 semana independientemente de los tratamientos utilizados, los médicos consideran que su uso es opcional, según el malestar que sienta la persona. Existen diferentes tipos de fármacos que se usan para tratar los síntomas:

  • Descongestionantes, que ayudan a abrir los conductos nasales taponados

  • Antihistamínicos, que pueden ayudar a detener la secreción nasal excesiva (rinorrea)

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o paracetamol (acetaminofeno), que pueden aliviar los dolores y el malestar y hacer bajar la fiebre

  • Jarabes para la tos, que facilitan la expectoración al fluidificar las secreciones, o que suprimen la tos

Estos fármacos se venden muy a menudo en preparados combinados, pero también pueden administrarse por separado.

Los descongestionantes inhalados son mejores que las formas tomadas por vía oral para aliviar la congestión nasal. Sin embargo, si se utilizan fórmulas inhaladas durante más de 3 a 5 días, la interrupción del tratamiento empeora la congestión, que puede hacerse incluso peor que al iniciar el tratamiento. El ipratropio, un aerosol nasal disponible solo con receta médica, ayuda a aliviar la rinorrea.

Algunos antihistamínicos antiguos, como la clorfeniramina, causan somnolencia. Los antihistamínicos más recientes, como la loratadina, tienen menores probabilidades de causar somnolencia, pero no son efectivos para tratar el resfriado común.

Los descongestionantes y los antihistamínicos no deben administrarse a niños menores de 4 años de edad.

Los AINE, como la aspirina (ácido acetilsalicílico), el ibuprofeno y el naproxeno, pueden alivian los dolores y el malestar, y hacen bajar la fiebre, igual que el paracetamol (acetaminofeno). No se recomienda que los niños tomen aspirina (ácido acetilsalicílico), ya que aumenta el riesgo de síndrome de Reye (ver Síndrome de Reye), un trastorno poco frecuente pero potencialmente mortal.

No suelen recomendarse antitusivos, pues la tos es una buena manera de eliminar las secreciones y los detritus de las vías respiratorias durante una infección viral. Sin embargo, una tos intensa que interfiera con el sueño o cause una gran incomodidad puede tratarse con un antitusivo.

Remedios de venta sin receta para el resfriado común

Acción

Medicamento

Efectos secundarios

Analgésicos/antipiréticos

Alivian dolores y molestias, bajan la fiebre

Paracetamol (acetaminofeno)

Mínimos

Aspirina (ácido acetilsalicílico)

Irritación gástrica

Riesgo de síndrome de Reye en niños

Ibuprofeno

Irritación gástrica

Naproxeno

Irritación gástrica

Antihistamínicos*

Abren las fosas nasales, contribuyen a aliviar los estornudos

Nafazolina

Oximetazolina

Fenilefrina

Xilometazolina

Somnolencia, sequedad de boca y, en personas ancianas, visión borrosa, dificultad para orinar, estreñimiento, mareo al ponerse de pie y confusión

Antitusígenos (inhibidores de la tos)

Pueden ayudar a reducir la tos

Benzonatato

Confusión mental, molestias gástricas

Codeína

Estreñimiento, somnolencia, dificultad para orinar, molestias gástricas

Dextrometorfano

Mínimos, pero en dosis altas confusión, nerviosismo e irritabilidad

Descongestionantes (en espray nasal)

Abren los conductos nasales taponados

Nafazolina

Oximetazolina

Fenilefrina

Xilometazolina

Congestión de rebote (la congestión empeora cuando el fármaco deja de utilizarse) si se utilizan durante más de unos pocos días

Descongestivos orales

Reducen la secreción nasal

Pseudoefedrina

Palpitaciones, hipertensión arterial, nerviosismo, insomnio

Fenilefrina

Taquicardia, mareos, nerviosismo e insomnio

Expectorantes

Ayudan a fluidificar la mucosidad

Guaifenesina

Mínimos, pero en dosis altas dolor de cabeza y molestias gástricas

*Los descongestionantes y los antihistamínicos (solos o combinados) no deben administrarse a niños menores de 4 años de edad.

Recursos en este artículo