Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome respiratorio agudo grave (SARS)

Por Craig R. Pringle, BSc, PhD, Emeritus Professor, School of Life Sciences, University of Warwick

El síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés) es una infección viral que causa síntomas similares a los de la gripe.

El SARS se detectó por primera vez en China a finales del año 2002. Un brote de alcance mundial dio lugar a más de 8000 casos en todo el mundo, incluyendo Canadá y Estados Unidos, y más de 800 muertes a mediados de 2003. En 2014 no se han reportado casos en todo el mundo desde 2004 y se considera que el SARS (la enfermedad, pero no el virus) ha sido erradicado. Se piensa que el origen podrían ser gatos de algalia que habían sido infectados por el contacto con un murciélago infectado antes de ser vendidos en un mercado de carne viva. Los murciélagos suelen portar el virus y es probable que este todavía siga presente en los murciélagos.

El SARS está causado por un coronavirus. El SARS es mucho más grave que la mayoría del resto de infecciones por coronavirus, que por lo general solo causan síntomas similares a los del resfriado. Sin embargo, el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) (ver Síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés)) es otra enfermedad grave causada por un coronavirus.

Síntomas

Los síntomas del SARS se asemejan a los de otras infecciones respiratorias víricas más frecuentes, pero son más graves. Consisten en fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y dolores musculares, seguidos por una tos seca y, a veces, dificultad para respirar.

La mayoría de las personas se recuperan en 1 o 2 semanas; sin embargo, algunas desarrollan dificultad respiratoria grave, y cerca del 10% mueren.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • Pruebas para identificar el virus

Solo se sospecha SARS en personas que puedan haber estado en contacto con una persona infectada y que tengan fiebre y tos o dificultad para respirar.

Pueden realizarse análisis para identificar el virus.

Prevención y tratamiento

  • Aislamiento

  • Si es necesario, oxígeno

  • A veces ventilación mecánica para ayudar al paciente a respirar.

Si los médicos sospechan que una persona puede tener SARS, proceden a su aislamiento en una habitación con un sistema de ventilación que limite la propagación de microorganismos en el aire. En el primer y único brote de SARS, el aislamiento impidió la transmisión del virus y finalmente lo eliminó.

Las personas con síntomas leves no necesitan tratamiento específico; las que tienen una dificultad respiratoria moderada pueden requerir la administración de oxígeno. Si hay serias dificultades para respirar es necesaria la ventilación mecánica para facilitar la respiración.