Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Vacuna meningocócica

Por William D. Surkis, MD, Clinical Associate Professor of Medicine;Director, Internal Medicine Residency Program, Jefferson Medical College;Lankenau Medical Center ; Jerome Santoro, MD, Clinical Professor of Medicine;Chief, Department of Medicine, Jefferson Medical College;Lankenau Medical Center

Para obtener más información, consulte la declaración de información de la vacuna meningocócica (Meningococcal vaccine information statement).

La vacuna meningocócica protege contra las infecciones causadas por la bacteria Neisseria meningitidis, que puede producir meningitis o un descenso muy peligroso de la presión arterial (choque) y la muerte. Estas bacterias son la causa principal de meningitis bacteriana en niños, y la segunda en adultos. La infección causa los siguientes síntomas:

  • Inicialmente, fiebre, náuseas, dolor de cabeza y dolor en las piernas

  • Más tarde, erupción cutánea, descenso de la presión arterial y frío en manos y pies

  • Se pasa, en cuestión de horas, de sentirse bien a estar muy enfermo

  • Choque y muerte

Administración

La vacuna meningocócica se administra en una única dosis como inyección subcutánea o intramuscular. Existen tres formulaciones en Estados Unidos:

  • La vacuna polisacárida (MPSV4) sólo se utiliza en personas mayores de 55 años de edad.

  • Para las personas entre 9 meses y 55 años se prefiere la vacuna conjugada (MCV4).

  • Una nueva vacuna (vacuna contra el meningococo del grupo B) está disponible para prevenir la infección por un determinado tipo de bacteria de la meningitis que se ha vuelto frecuente en los brotes entre los estudiantes universitarios.

La vacuna meningocócica se recomienda para todos los niños de 11 y 12 años, con una dosis de recuerdo a la edad de 16 años.

Esta vacuna también se recomienda para los niños más pequeños que están expuestos a un mayor riesgo de infección meningocócica, como los que carecen de bazo funcional o los que tienen inmunodeficiencia. La edad mínima para la vacuna varía entre 6 semanas y 9 meses, dependiendo de la formulación utilizada.

La vacuna meningocócica también se recomienda en los siguientes casos:

  • Quienes carecen de bazo funcional

  • Personas con ciertos trastornos debidos a inmunodeficiencia

  • Microbiólogos que están expuestos de forma rutinaria a la bacteria

  • En Estados Unidos, adolescentes que vayan a empezar su primer curso en el instituto, si no han sido vacunados previamente.

  • Todos los estudiantes universitarios de primer año que viven en residencias y tienen 21 años o menos, si aún no han sido vacunados

  • Todos los reclutas del ejército, si no han sido previamente vacunados

  • Quienes viajen a zonas donde la enfermedad es frecuente

Efectos secundarios

Pueden producirse dolor, hinchazón y enrojecimiento en la zona donde se administró la vacuna. Algunas personas tienen dolores de cabeza (cefaleas) y se sienten cansadas. Algunas personas desarrollan fiebre.

No se sabe con claridad si la vacuna meningocócica aumenta el riesgo de sufrir el síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico progresivo. No obstante, dicho síndrome, poco frecuente, se desarrolló en algunas personas después de ser vacunadas con la vacuna conjugada. Por lo tanto, esta vacuna no debe administrarse a personas que hayan sufrido dicho síndrome con anterioridad, a no ser que sufran un aumento del riesgo de contraer una infección meningocócica.