Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Infecciones que se asemejan a la tuberculosis (TB)

(Otras infecciones por micobacterias)

Por Dylan Tierney, MD, Instructor;Associate Physician, Division of Global Health Equity, Harvard Medical School;Brigham and Women's Hospital ; Edward A. Nardell, MD, Associate Professor;Associate Physician, Harvard Medical School, Departments of Medicine, Social, and Global Health;Brigham & Women's Hospital, Div. of Global Health Equity

Existen muchos tipos de micobacterias (un grupo de bacterias que incluye la bacteria de la tuberculosis) que pueden causar infecciones con síntomas similares a los de la tuberculosis.

Los tipos más comunes pertenecen a un grupo conocido como Mycobacterium avium complex (MAC). Aunque estas micobacterias son comunes, por lo general causan la infección sólo en las personas siguientes:

  • Personas mayores frágiles

  • Personas con un sistema inmunitario debilitado

  • Personas que tengan los pulmones dañados a causa de haber fumado durante mucho tiempo, de una antigua infección tuberculosa, de bronquitis, de enfisema o de otros trastornos

De manera similar a la tuberculosis, una infección por MAC afecta principalmente a los pulmones, pero también puede afectar a los ganglios linfáticos, los huesos, la piel y otros tejidos. A diferencia de la tuberculosis, una infección por MAC no se transmite entre seres humanos.

Infecciones pulmonares

Las infecciones pulmonares por MAC por lo general se desarrollan lentamente. Los primeros síntomas incluyen tos y expectoración de moco; Las personas afectadas se sienten cansadas, pierden peso y tienen febrícula.

La infección puede progresar lentamente o permanecer estable durante largos períodos de tiempo. Si evoluciona, puede expectorarse sangre de modo habitual, y aparecer dificultad para respirar.

Es necesario realizar un análisis de laboratorio de una muestra de esputo procedente de la persona infectada para distinguir una infección MAC de la tuberculosis.

Debido a que la resistencia a los fármacos es a menudo un problema en el tratamiento de las infecciones por MAC, los médicos tienden a administrar a las personas infectadas una combinación de antibióticos. Se utiliza a menudo una combinación de tres fármacos: claritromicina o azitromicina, rifampicina y etambutol. Los fármacos se toman generalmente durante un periodo entre 12 y 18 meses. Si esta combinación no es eficaz, se ensayan otras combinaciones.

Infecciones generalizadas

Una infección MAC puede diseminarse por todo el organismo en las personas siguientes:

  • Personas con sida

  • En raras ocasiones, personas con otros trastornos que debilitan el sistema inmunitario

Los síntomas incluyen fiebre, anemia, trastornos de la sangre, diarrea y dolor abdominal.

Para el diagnóstico de la infección generalizada, los médicos normalmente intentan hacer un cultivo de bacterias de una muestra de sangre o de tejido tomado de la médula ósea, el hígado o un ganglio linfático infectado.

Estas infecciones se tratan con dos o tres antibióticos, a menudo claritromicina o azitromicina más etambutol y, a veces, rifabutina.

Las personas con sida grave y un recuento de CD4 inferior a 100 (ver Recuento de linfocitos CD4) necesitan tomar claritromicina o azitromicina para prevenir la infección por MAC generalizada. Además, el tratamiento eficaz del sida es importante. Este tratamiento puede mejorar la capacidad del sistema inmunitario para combatir la infección.

Infecciones de los ganglios linfáticos

La infección por MAC de los ganglios linfáticos puede desarrollarse en niños, por lo general los de edades comprendidas entre 1 y 5 años. La infección suele aparecer al ingerir tierra o agua que estén contaminadas con las micobacterias.

No suelen requerirse antibióticos para curar la infección; en cambio, pueden eliminarse quirúrgicamente los ganglios linfáticos infectados.

Infecciones cutáneas

Otros tipos de micobacterias, por lo general Mycobacterium marinum, crecen en las piscinas e incluso en los acuarios caseros. Estas micobacterias pueden causar infecciones en la piel.

Pueden aparecer protuberancias rojizas, que se inflaman y adquieren un color púrpura. Por lo general aparecen en los brazos o en las rodillas.

Las infecciones cutáneas pueden curarse sin tratamiento. Sin embargo, las personas con infecciones crónicas suelen necesitar tratamiento con minociclina, doxiciclina, claritromicina u otro antibiótico, entre 3 y 6 meses.

Otras infecciones

En todo el mundo, la infección por Mycobacterium ulcerans (úlcera de Buruli) es la tercera enfermedad micobacteriana más frecuente en personas con un sistema inmunitario normal, después de la lepra y la tuberculosis.

Al principio, las piernas, los brazos o la cara se inflaman. La inflamación es indolora y puede causar un bulto o ser más generalizada. El área inflamada puede convertirse en una llaga abierta que tiene como consecuencia la destrucción generalizada de la piel y los tejidos subyacentes.

El tratamiento se lleva a cabo con antibióticos y en muchos casos cirugía.

Otro tipo de micobacterias, Mycobacterium fortuitum, pueden infectar heridas, tatuajes y prótesis, tales como una válvula cardíaca artificial o un implante mamario. Los antibióticos y la extirpación quirúrgica de las áreas infectadas por lo general curan la infección.