Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastornos autosómicos recesivos (o no ligados al cromosoma X)

Trastornos autosómicos recesivos (o no ligados al cromosoma X)
Trastornos autosómicos recesivos (o no ligados al cromosoma X)

Algunos trastornos o enfermedades representan un rasgo autosómico recesivo (o no ligado al cromosoma X). Para padecer una enfermedad de este tipo, la persona debe recibir dos genes anormales, uno de cada progenitor. Si los dos progenitores poseen un gen anormal y un gen normal, ninguno de los progenitores tiene la enfermedad pero cada uno de ellos tiene un 50% de probabilidad de transmitir el gen anormal a los hijos. Por lo tanto, cada uno de los hijos tiene un 25% de probabilidad de heredar dos genes anormales (y, por consiguiente, de desarrollar la enfermedad), un 25% de probabilidad de heredar dos genes normales y un 50% de probabilidad de heredar un gen normal y un gen anormal (convirtiéndose, por tanto, en portador de la enfermedad como sus progenitores). Por consiguiente, entre los hijos, la probabilidad de no desarrollar la enfermedad (es decir, de ser normal o portador) es del 75%.