Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Placenta y embrión a las ocho semanas

Placenta y embrión a las ocho semanas
Placenta y embrión a las ocho semanas

A las 8 semanas de embarazo, la placenta y el feto llevan 6 semanas de desarrollo. La placenta forma diminutas proyecciones pilosas (vellosidades), que se extienden hacia el interior de la pared uterina. En estas vellosidades se desarrollan los vasos sanguíneos del embrión, que pasan por el cordón umbilical hasta la placenta. Una membrana fina separa la sangre del embrión, en las vellosidades, de la sangre de la madre, que fluye por el espacio que rodea dichas vellosidades (espacio intervelloso). Esta disposición permite el intercambio de materiales entre la sangre de la madre y la del embrión. De esta forma, se evita también que el sistema inmunitario de la madre ataque al embrión, porque los anticuerpos de la madre son demasiado grandes para atravesar la membrana. El embrión flota en un fluido (líquido amniótico) que se almacena en una bolsa (saco amniótico). El líquido amniótico proporciona un espacio en el que el embrión puede crecer libremente, además de ayudar a proteger al embrión de las lesiones. El saco amniótico es fuerte y elástico.