Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Ciclo de vida del nematodo Toxocara

Ciclo de vida del nematodo   Toxocara
Ciclo de vida del nematodo   Toxocara

Normalmente, el ciclo de vida está relacionado con los perros. Las personas se infectan solamente de forma accidental. 1. Los perros infectados excretan huevos de Toxocara en sus heces. 2. Después de ser excretados en el medio ambiente, los huevos maduran y se vuelven capaces de causar la infección. 3. Un perro se traga los huevos, que luego eclosionan y liberan las larvas. 4. Las larvas penetran en la pared intestinal. En los perros más jóvenes, las larvas viajan a través de los pulmones a la tráquea. El perro tose e ingiere las larvas, que regresan al intestino delgado, donde maduran convirtiéndose en gusanos adultos. Allí, las hembras adultas producen huevos. En los perros de edad avanzada, las larvas pueden formar quistes en los tejidos. 5. Si una hembra de perro infectado se queda embarazada, las larvas en el interior de los quistes se pueden reactivar más adelante durante la gestación. Las larvas pueden infectar a los cachorros al atravesar la placenta antes del nacimiento o bien al introducirse en la leche de la madre que alimentará a los cachorros lactantes. 6. Los cachorros son una fuente común de huevos en el medio ambiente. 7. Los huevos de Toxocara pueden ser ingeridos por otros mamíferos, como los conejos. En el interior de estos mamíferos, los huevos se convierten en larvas, que penetran la pared del intestino y viajan a diversos tejidos, donde forman quistes. 8. El ciclo de vida se completa cuando los perros se comen estos mamíferos y las larvas se desarrollan convirtiéndose en gusanos adultos que ponen huevos en el intestino delgado del perro. 9–10. Las personas pueden contraer la infección de forma accidental si ingieren huevos presentes en la tierra contaminada o en la carne de los animales infectados. Los huevos ingeridos se convierten en larvas. 11. Las larvas penetran en la pared del intestino y viajan a diversos tejidos (como el hígado, el corazón, los pulmones, el encéfalo, los músculos o los ojos). En el interior de las personas, las larvas no se desarrollan en gusanos. Sin embargo, pueden dañar los tejidos y causar inflamación.

Imagen procedente de la Biblioteca de imágenes de los Centros para el control y prevención de enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention Image Library).

Ubicaciones