Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Terapia de células madres alogénicas

Las células madres son células con características, únicas que se encuentran en la médula ósea o en la sangre periférica, y a partir de las cuales se pueden desarrollar los glóbulos rojos, blancos y plaquetas. El objetivo de terapias anticancerosas tales como la radiación y la quimioterapia, es el de destruir a las células cancerosas; desafortunadamente, la médula ósea y otros tejidos sanos pueden ser afectados durante este proceso. En la terapia de transplante alogenico de células madres, después de la terapia anticancerosa el paciente recibe células sanas procedentes de un donante. Hermanos cuyos tejidos semejen más cercanamente a los del paciente son considerados donantes ideales. El tipo de tejido se establece mediante un par de marcadores genéticos en los glóbulos blancos llamados antígenos leucocíticos de histocompatibilidad humanos. Uno de cada par es heredado por la madre y el otro por el padre. Mientras mas semejantes sean los marcadores del donante a los del paciente mas posibilidades de éxito tiene el transplante alogenico de células madres. Para pacientes que no tienen familiares cercanos compatibles, existe la posibilidad de encontrar un donante a través del registro en una lista de donantes de médula ósea. Una vez que un donante compatible es identificado, las células madres procedentes de la sangre de este donante, son cultivadas a través de un proceso simple y no quirúrgico llamado aféresis. En este procedimiento, previo a la recolección y mediante el uso de medicamentos se estimula la salida de las células madres desde la médula ósea hacia el torrente sanguíneo, parar luego extraer sangre a través de un catéter insertado en uno de los brazos del donante y pasarla a través de una maquina de aféresis o “separador celular”, en donde las células madres son removidas de la sangre y el resto de los componentes sanguíneos regresados al donante a través de un catéter colocado en el otro brazo. Las células madres son luego “transplantadas” al paciente a través de una línea central. Lleva alrededor de 2 a 3 semanas para que las células madres transplantadas comiencen a producir células nuevas y sanas. Rechazo inmunológico puede ocurrir cuando las células del donante son reconocidas como extrañas por el cuerpo del paciente; para prevenir esta complicación el paciente debe recibir medicamentos por aproximadamente 3 a 6 meses después de realizado el transplante.