Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Retinopatía diabética

En la visión normal, la luz pasa a través de la córnea a la superficie externa del ojo, luego a través de la pupila y el cristalino, y se enfoca en la retina. La retina es una membrana sensible a la luz, ubicada en la parte posterior del ojo. Una persona con diabetes puede presentar lesiones en los vasos sanguíneos que irrigan a la retina. Cuando los vasos sanguíneos de la retina están lesionados, pueden segregar sangre, hincharse o desarrollar ramificaciones y prolongaciones en forma de cepillos. Esta lesión puede derivar en retinopatía diabética. Las personas que padecen retinopatía diabética pueden tener visión borrosa, ver manchas negras o sufrir encandilamiento cuando se exponen a fuentes de luz intensa. A medida que la enfermedad avanza, la persona puede tener visión borrosa, puntos ciegos y flotantes vítreos. Los flotantes son partículas pequeñas que alteran el campo de la visión. Si no se trata, la retinopatía diabética puede derivar en ceguera. Es importante que las personas con diabetes se realicen exámenes oculares periódicamente.