Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Gripe

La influenza, o gripe, es causada por uno de varios tipos de virus que pueden propagarse rápidamente de persona a persona a través de partículas en el aire. Si las partículas son inhaladas, pasarán a lo largo de la tráquea hasta las vías respiratorias más pequeñas. En este punto, las espículas de proteínas de la superficie de un virus pueden unirse a otras proteínas de las células que recubren las vías respiratorias. El virus entra entonces al interior de la célula, y actúa allí como una fábrica para la replicación viral. Los virus recién formados salen a la superficie de la célula y se propagan por el sistema respiratorio. Los tejidos infectados se inflaman, causando síntomas tales como tos, dolor de garganta y secreción o congestión nasal. A medida que el virus sigue propagándose por el torrente sanguíneo y por todo el cuerpo, aparecen más síntomas, como fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y fatiga extrema. Afortunadamente, el sistema inmunitario del cuerpo entra en juego para ayudar a combatir a los invasores externos. En el torrente sanguíneo, unas células específicas del sistema inmunitario, las células B, reconocen las espículas de proteína de los virus y comienzan a multiplicarse. Estas células, a continuación, producen anticuerpos, que se unen a las espículas de proteínas y "señalan" así al virus para su destrucción. Los virus son luego ingeridos y destruidos por células que reconocen los anticuerpos pegados a las superficies virales, con lo cual las células B clonadas quedan listas para combatir el virus si entra en el cuerpo de nuevo. Las vacunas para la gripe también utilizan esta vía para proteger el organismo contra el virus. La vacuna en realidad contiene fragmentos inofensivos de los virus, que actúan preparando al sistema inmunitario para una invasión viral. Sin embargo, el virus de la gripe muta notoriamente, es decir que sufre cambios, de tal manera que el nuevo virus no es reconocido por el sistema inmunitario y puede infectar incluso a aquellas personas que han recibido la vacuna.

Ubicaciones