Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Laminectomía lumbar

La columna vertebral de una persona está compuesta por 33 vértebras que albergan y protegen la médula espinal. Estas vértebras están separadas y protegidas por discos intervertebrales. Cuando un disco se comprime puede herniarse o romperse, de manera que presiona un nervio en el lugar donde sale de la médula espinal. Como consecuencia se puede sufrir dolor de moderado a severo. Además, los crecimientos adicionales de hueso conocidos como "espolones" pueden presionar un nervio. Si se forma un espolón óseo en el canal central de las vértebras, la médula espinal también se comprime. Un procedimiento quirúrgico llamado laminectomía lumbar puede aliviar la presión ejercida sobre el nervio lesionado y la médula espinal. Durante una laminectomía lumbar se practica una pequeña incisión en la piel a lo largo de las vértebras lumbares. Se separan los músculos y el hueso queda expuesto. La parte de "lámina" de las vértebras se extirpa lentamente y con cuidado, con lo que se elimina la presión sobre el nervio pinzado y la médula espinal. A continuación se desplaza el nervio suavemente hacia un lado y se extirpa la parte herniada del disco. El nervio queda liberado de toda la presión y el dolor. Los músculos se vuelver a colocar en su sitio y se cierra la incisión. Existen diversas complicaciones asociadas con este procedimiento, que deben analizarse con el médico antes de la cirugía.

Ubicaciones