Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Mielografía

La médula espinal está protegida por la columna vertebral, ya que transporta mensajes desde el encéfalo y hacia este. Sin embargo, a pesar de que la médula espinal está protegida por los huesos y ligamentos que rodean, todavía puede resultar dañada.

Los médicos utilizan una técnica llamada mielografía para identificar los daños en la médula espinal. Este procedimiento puede ayudar a localizar discos herniados, tumores o cualquier raíz de nervios espinales dañada.

Durante una mielografía, la persona se tumba de lado o boca abajo sobre una mesa de rayos X. Se inyecta en la piel un anestésico local para adormecer el área donde se inyectará el material de contraste o tinte. Seguidamente se utiliza una aguja más larga para inyectar el tinte especial en el conducto raquídeo. Después de la inyección del tinte se toman radiografías mientras la mesa de rayos X bascula hacia arriba y hacia abajo, permitiendo que el tinte fluya a través del conducto raquídeo del paciente. El médico observa las radiografías, o mielograma, para determinar la ubicación y el tipo de daño a la médula espinal y decidir a continuación el tratamiento adecuado.