Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Conducto radicular

Después de comer, quedan partículas en los dientes de alimentos y líquidos que contienen azúcares y almidones. Las bacterias que se encuentran de forma habitual en la boca se combinan con los restos de estas sustancias y forman ácidos. El ácido puede eventualmente destruir el esmalte protector que cubre los dientes y causar la formación de agujeros o cavidades, las denominadas caries. La caries dental puede dar lugar a una infección, que causa entonces dolor e inflamación. Debajo del esmalte del diente se encuentra la pulpa dental, un tejido blando que contiene nervios, vasos sanguíneos y tejido conjuntivo. La pulpa dental se extiende desde la corona hasta la raíz del diente. Si la caries de las cavidades alcanza la pulpa dental, es necesario proceder a realizar un conducto radicular o endodoncia. Durante este procedimiento, se anestesian tanto el diente como el área circundante. A continuación, se hace una perforación en el diente y se extrae el tejido de la pulpa dental. Después el conducto se limpia y se rellena con un fármaco. Finalmente, sobre el diente se coloca un material de sellado permanente o corona. Existen diversas complicaciones asociadas con este procedimiento, que deben analizarse con el médico antes de la cirugía.

Ubicaciones