Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Acné

La piel contiene muchos folículos pilosos o poros diminutos. Cada poro contiene un cabello y una glándula multilobular denominada glándula sebácea. Las glándulas sebáceas producen una sustancia oleosa llamada sebo, que normalmente asciende hasta el poro para lubricar el cabello y la piel. El acné se desarrolla cuando un poro se obstruye con las células muertas de la piel y el exceso de sebo. Si el poro está parcialmente obstruido pero la vía a la superficie de la piel permanece abierta, la superficie oscura de sebo seco se llama punto negro. Sin embargo, si la vía a la superficie de la piel se bloquea, el poro se infecta e inflama dando lugar a una protuberancia roja y llena de pus llamada grano. Las Infecciones más profundas y graves pueden dar lugar a nódulos duros bajo la superficie cutánea que se denominan quistes. Las personas de cualquier edad pueden experimentar acné y la mayoría tienen acné en algún momento de sus vidas. Con frecuencia, el acné se produce durante la pubertad y coincidiendo con el ciclo menstrual femenino, a causa del aumento en la producción de hormonas. En la mayoría de casos, el acné se puede controlar simplemente mediante el lavado con un jabón suave y utilizando un medicamento tópico de venta sin receta. Sin embargo, si el acné afecta una superficie grande y es doloroso o ha producido cicatrices, puede ser necesario el tratamiento médico.

Ubicaciones