Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Piojos del pubis (ladillas)

Las áreas genitales de hombres y mujeres maduros suelen estar recubiertas por vello púbico grueso. Este vello se puede llegar a infestar por un pequeño insecto, llamado piojo púbico (o ladilla), a través del contacto sexual o por el hecho de compartir prendas de vestir o ropa de cama con una persona infestada.

Los piojos púbicos son generalmente de color canela y tienen el tamaño de una cabeza de alfiler. Son relativamente planos y cuando se ven sobre la piel parecen pequeñas costras.

Los piojos tienen garras que les ayudan a adherirse a los pelos del pubis, donde depositan sus huevos. Los huevos, llamados liendres, se ven como pequeños puntos de color marrón y están firmemente adheridos a la base de los pelos, cerca de la piel. Los piojos adultos se alimentan de sangre humana mediante la inserción de sus trompas en los pequeños vasos sanguíneos de la piel. Cuando se alimentan de sangre humana, las proteínas de su saliva se transfieren a la piel.

Cuando ya han transcurrido varios días tras de la infestación o cuando la persona ya ha sufrido una infestación previa, las proteínas de los piojos son reconocidas por los anticuerpos de la piel y liberan sustancias químicas que provocan prurito e inflamación de la zona púbica - el primer signo de infestación. Afortunadamente, la infestación de piojos del pubis, un trastorno llamado pediculosis, se puede tratar con medicamentos de venta sin receta.