Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tomografía computarizada (TC)

La TC se utiliza para detectar lesiones tanto óseas como de partes blandas. Durante el procedimiento, se generan imágenes tridimensionales de la anatomía mediante tecnología de rayos X.

Los rayos X se usan para crear imágenes al hacer visible un haz electromagnético de alta energía que pasa a través del cuerpo del paciente. Este haz electromagnético proyecta una sombra sobre una película de rayos X. Se genera una fotografía de las estructuras internas a partir de las sombras proyectadas por las distintas densidades de los tejidos. Los tejidos más blandos permiten que pasen a su través más rayos X, mientras que los tejidos más duros, como el hueso, permiten que pase menos rayos X a su través.

Mientras que los rayos X obtienen representaciones bidimensionales, la tomografía computarizada es capaz de generar imágenes tridimensionales al hacer girar un haz de rayos X convencional en una espiral alrededor del cuerpo del paciente. Esta serie de rotaciones alrededor del cuerpo crea cortes de imágenes. Una computadora recoge, recopila y traduce estas imágenes en una imagen volumétrica del área en cuestión o incluso de todo el cuerpo.