Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tomografia por emisión de positrones-Tomografía computarizada (PET-TC)

Un escáner PET-TC combina la capacidad de la tomografía por emisión de positrones (PET) con la de la tomografía computarizada (TC) en una sola máquina para identificar el tejido anómalo y su ubicación. Sin embargo, los escáneres convencionales del pasado a menudo pasaban por alto pequeñas lesiones a causa del movimiento ocasionado por el ciclo respiratorio, el latido del corazón o el propio movimiento del paciente.

La nueva tecnología hace posible que un escáner PET-TC detecte lesiones de 2,0 mm como mínimo y delinee mejor los bordes, de manera que el tejido canceroso se detecta antes y se evita la exposición a la radiación de tejido viable. Estos escáneres también tienen capacidad para sincronizarse con el movimiento respiratorio, con lo que se añaden detalles y claridad a las áreas que están sujetas a movimiento, como el corazón y los pulmones.

Durante este procedimiento, el paciente recibe primero una inyección de radiofármacos, que tarda alrededor de 60 a 90 minutos en distribuirse por todo el organismo.

Después el paciente se acuesta sobre una camilla que se desplaza lentamente a través de un escáner en forma de anillo a medida que adquiere la información que necesita para generar imágenes PET y CT. El paciente no debería sentir nada durante la prueba, que puede durar de 15 a 60 minutos.

La plataforma del aparato, inmóvil, permite a los médicos identificar con precisión múltiples lesiones pequeñas en las zonas afectadas por el movimiento. El médico puede revisar estas imágenes detalladas una vez finaliza el escáner. Además, el aparato dispone de un programa informático que memoriza las lesiones y permite superponer las lesiones correspondientes a diversas citas, con lo que se pueden detectar las diferencias.