Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Retinopatía diabética

Durante la visión normal, la luz pasa a través de la córnea, que se encuentra en la superficie externa del ojo, y luego a través de la pupila y el cristalino, hasta incidir en la retina. La retina es una membrana delicada, sensible a la luz, situada en la parte posterior del ojo.

Una persona con diabetes mellitus puede desarrollar alteraciones en los vasos sanguíneos que nutren la retina. Cuando los vasos sanguíneos de la retina se dañan, pueden tener fugas, hincharse, o dar lugar a ramas y extensiones en forma de cepillo. Estas lesiones puede conducir a la retinopatía diabética.

Los sujetos con retinopatía diabética pueden presentar visión borrosa, áreas en blanco y deslumbramiento cuando se exponen a luz brillante. A medida que la enfermedad avanza, pueden presentar visión borrosa, puntos ciegos y flotadores. Los flotadores son pequeñas manchas que flotan a través del campo de visión.

Si no se trata, la retinopatía diabética puede conducir a la ceguera. Es importante que las personas con diabetes se sometan a exámenes regulares de los ojos.