Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Implante coclear

Cuando las ondas de sonido llegan al oído, son recogidas por el oído externo, que tiene forma de embudo, y se canalizan hacia el interior del oído medio. Cuando el sonido pasa hacia el oído medio, las ondas sonoras golpean la membrana timpánica (tímpano). Posteriormente las vibraciones viajan a través del oído medio y alcanzan el oído interno (lleno de líquido). El oído interno contiene una importante estructura denominada cóclea. En el interior de la cóclea, las vibraciones del sonido provocan el movimiento de pelos diminutos unidos a las fibras nerviosas. De esta manera, los sonidos se convierten en señales que se envían al cerebro a través del nervio auditivo. Las enfermedades, lesiones o deformidades de las células ciliadas de la cóclea son una causa frecuente de deficiencia auditiva o sordera. Estas células ciliadas disfuncionales pueden enviar señales intermitentes o confusas al nervio auditivo, o bien no enviar ninguna señal. Un dispositivo denominado implante coclear puede restablecer la audición mediante la sustitución de estas estructuras dañadas por un alambre que se implanta en la cóclea. Con el fin de estimular la audición, las ondas sonoras son recibidas inicialmente por una unidad de micrófono situada sobre la parte posterior de la oreja. Los sonidos pasan entonces a través de un alambre delgado hacia un procesador de voz que suele llevarse en el cinturón. Este procesador amplifica y filtra el sonido antes de convertirlo en señales digitales. Estas señales digitales se envían de vuelta a través del mismo cable, hacia un transmisor situado en la cabeza. El transmisor envía señales de radio a una unidad receptora incrustada justo debajo del cuero cabelludo. La unidad de recepción a su vez estimula el cable implantado en la cóclea, lo que permite a la cóclea enviar señales claras al nervio auditivo. Aunque la cirugía daña permanentemente la cóclea, los implantes cocleares pueden mejorar la audición en gran medida, incluso en personas con sordera profunda. Existen diversas complicaciones potenciales asociadas con este procedimiento, que deben analizarse con el médico antes de la cirugía.