Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Secreción vaginal: resumen

Por The Manual's Editorial Staff,

Flujo vaginal : ¿es normal o anormal?

Una secreción vaginal normal puede tener su origen en cambios normales en los niveles de estrógenos. Por ejemplo, una secreción normal puede ocurrir durante el embarazo o durante el ciclo menstrual unos días antes de que se libere el óvulo. Las píldoras anticonceptivas y la excitación sexual pueden afectar a la cantidad y el aspecto de la secreción.

Por lo general, la secreción normal es inodora, y de color blanco lechoso o clara y transparente.

Órganos genitales internos femeninos

¿Qué provoca una secreción anómala?

  • Productos químicos que irritan la zona genital, como los presentes en productos de higiene personal, baños de burbujas, detergentes para la ropa o espumas y geles anticonceptivos
  • Ciertas infecciones, como la vaginosis bacteriana y las infecciones por hongos (candidiasis)
  • Ciertas enfermedades de transmisión sexual, como la tricomoniasis, la infección por clamidia y la gonorrea
  • Un objeto extraño (como un tampón olvidado) en la vagina
  • Mala higiene
  • Cáncer (en muy pocas ocasiones)

¿Qué hace que una secreción vaginal no sea normal?

  • Es más densa de lo habitual
  • Es más espesa de lo habitual
  • Tiene aspecto purulento
  • Con espuma
  • Es blanca y espesa (como el requesón)
  • Tiene color grisáceo, verdoso, amarillento o sanguinolento
  • Huele mal o a pescado
  • Va acompañada de prurito, ardor, erupción o dolor

¿Cuáles son las causas de una secreción anómala?

  • Productos químicos que irritan la zona genital, como los presentes en productos de higiene personal, baños de burbujas, detergentes para la ropa o espumas y geles anticonceptivos

  • Ciertas infecciones, como la vaginosis bacteriana y las infecciones por hongos (candidiasis)

  • Ciertas enfermedades de transmisión sexual, como la tricomoniasis, la infección por clamidia, y la gonorrea

  • Un objeto extraño (como un tampón olvidado) en la vagina

  • Mala higiene

  • Cáncer (en muy pocas ocasiones)

¿Qué hace que una secreción vaginal no sea normal?

  • Es más densa de lo habitual

  • Es más espesa de lo habitual

  • Tiene aspecto purulento

  • Con espuma

  • Es blanca y espesa (como el requesón)

  • Tiene color grisáceo, verdoso, amarillento o sanguinolento

  • Huele mal o a pescado

  • Va acompañada de prurito, ardor, erupción o dolor

Señales de alarma en mujeres con una secreción anormal

En las mujeres con una secreción anómala, las siguientes características son motivo de preocupación:

  • En niñas, fiebre o secreción amarilla o verde con olor a pescado
  • Dolor pélvico o abdominal intenso, o dolor que dura más de 2 horas
  • Drenaje de pus, fiebre y otros signos de infección en los órganos reproductores
  • Heces en la secreción vaginal
  • Una secreción con sangre después de la menopausia

Las mujeres y las niñas con signos de alarma deben acudir a la consulta ese mismo día, a menos que el único signo de alarma sea la presencia de heces o de sangre en la secreción. En tal caso, probablemente no pasará nada por programar la visita en unos días.

Para una discusión completa, consulte Flujo vaginal y el apartado Introducción a las infecciones vaginales.

Actuación del médico

Se realiza una exploración pélvica. Utilizan un instrumento denominado espéculo para separar las paredes de la vagina. Después examinan la vagina y el cuello uterino (la parte inferior del útero). Las fotos de abajo muestran el aspecto de una secreción causada por ciertas infecciones vaginales.

Tratamiento de una secreción vaginal

Si es posible se corrige o trata el trastorno subyacente. Por ejemplo, una vaginosis bacteriana se trata con antibióticos.

Para ayudar a aliviar los síntomas:

  • Mantener el área genital lo más limpia posible.
  • Lavarse la zona a diario sin jabón, y secarla por completo.
  • Si el jabón es necesario, utilice un jabón no alergénico suave y aclárelo y seque la zona completamente.
  • Cambie la ropa interior una vez al día.
  • Para el dolor y el escozor, aplique bolsas con hielo en la zona genital, realice baños de asiento con agua tibia, o lave la zona con agua tibia a presión mediante una botella.
  • Utilizar buenos hábitos de higiene, como limpiarse de delante hacia atrás, lavarse las manos después de defecar y orinar, y evitar tocarse la zona genital.
  • No utilice productos que irriten constantemente la zona.
  • No utilizar aerosoles higiénicos femeninos ni duchas vaginales.

¿Sabías que...?

  • Las duchas vaginales a menudo eliminan las bacterias habituales y protectoras de la vagina, lo que aumenta el riesgo de infección.

Si los síntomas son moderados o graves, o si no responden a las medidas generales, pueden requerirse medicamentos (como una crema de corticoesteroides).

Recursos en este artículo