Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Viviendas alternativas para las personas mayores

Por Daniel B. Kaplan, PhD, LICSW, Assistant Professor, Adelphi University School of Social Work
Barbara J. Berkman, DSW, PhD, Helen Rehr/Ruth Fitzdale Professor Emerita, Columbia University School of Social Work

Las cuestiones sobre la disposición de la vivienda y las relaciones que no suponen vivir con un cónyuge, un hijo adulto o solo son bastante comunes entre las personas mayores. Por ejemplo, una proporción sustancial de las personas de edad avanzada que nunca se casaron, están divorciadas o son viudas tienen una relación estrecha y duradera con hermanos, amigos y compañeros. Algunas personas mayores optan por convivir como pareja de hecho por razones económicas o de otra índole.

Las personas mayores en parejas de hecho pueden tener que hacer frente a desafíos especiales. En estos casos, el sistema de salud puede no reconocer a la pareja para que tenga un papel en las decisiones sobre el cuidado o como parte de la familia, y puede no ofrecer los servicios que les son apropiados a sus circunstancias. Por ejemplo, la pareja puede no tener personalidad jurídica en la toma de decisiones sobre una persona con deterioro cognitivo y pueden no permitirle compartir la habitación en una residencia u otro entorno residencial. Las leyes relativas a quién se permite la visita en el hospital y quién puede tomar decisiones sobre el tratamiento de aquellas personas que no pueden hacerlo por sí mismas (véase Representante para cuidados médicos) varían en Estados Unidos de un estado a otro, por lo que las personas en estas circunstancias deberían consultar a un abogado.

En algunos casos, alguien puede aceptar trasladarse a la vivienda de la persona mayor cuyo estado de dependencia aumenta cada vez más. Ese alguien suele ser un hijo adulto, pero puede ser otro miembro de la familia o incluso un amigo. La persona que se traslada puede ofrecer únicamente compañía o también asumir parte de la responsabilidad del cuidado. Esta manera de organizar la vida puede prolongar el tiempo de predisposición de la persona mayor a continuar viviendo en su hogar y ser bastante satisfactorio para todos. Sin embargo, las expectativas de cada uno deben ser claramente expresadas y acordadas.