Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Instituciones de cuidados vitalicios («Life-Care communities» en EE.UU.)

Por Barbara Resnick, PhD, CRNP, Professor, OSAH, Sonya Ziporkin Gershowitz Chair in Gerontology, University of Maryland School of Nursing

Las instituciones de cuidados vitalicios o «Life-Care communities», en Estados Unidos (también llamadas instituciones de cuidados continuados para jubilados) son para personas mayores que solo quieren desplazarse una vez a un lugar donde se les proporcionarán los cuidados que necesiten durante el resto de su vida. Estas instituciones garantizan que sus residentes recibirán atención en el centro, independientemente de su estado de salud. También pueden proporcionar ayuda a las parejas que desean seguir viviendo juntas o por lo menos cerca una de la otra, a pesar de que una requiera más ayuda de la que la otra le puede proporcionar.

La persona puede empezar viviendo en una casa o en un apartamento. Si más adelante el estado de salud se deteriora, puede trasladarse a una comunidad de vida asistida y finalmente a una residencia, todas ubicadas en un mismo sitio. Las instituciones de cuidados vitalicios ofrecen la seguridad de prestar una atención continuada, en un mismo lugar, sin tener que desplazarse muy lejos.

Muchas de estas comunidades tienen edificios comunitarios para eventos sociales organizados, comedores, clubes, instalaciones deportivas, salidas programadas y opciones de vacaciones. Pueden proporcionar instalaciones para que puedan trabajar los profesionales y los servicios de atención de la salud, tales como el cuidado de heridas, control de la tensión arterial, pruebas de laboratorio, rayos X, y ayudar con la toma de los medicamentos según las indicaciones.

Cuestiones económicas

Muchas de las instituciones de cuidados vitalicios son caras. Algunas requieren el pago de una fianza inicial considerable, así como mensualidades con pagos por servicios adicionales. A veces existe un límite máximo para las mensualidades y los pagos adicionales. Sin embargo, en muchas comunidades los costes incrementan según el nivel de los servicios necesitados.

Ni Medicare ni Medicaid se hacen cargo, por lo general, de los gastos que supone residir en una institución de cuidados vitalicios, pero pueden ayudar a pagar la atención asistencial cualificada cuando sea necesario. El seguro de cuidados prolongados puede ofrecer el reembolso de los honorarios mensuales, así como de los servicios de cuidado personal, tanto si se suministran en un lugar de vida independiente, de vida asistida o en una residencia dentro de la institución de cuidados vitalicios.