Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Residencias

(Centro de enfermería especializada)

Por Barbara Resnick, PhD, CRNP, Professor, OSAH, Sonya Ziporkin Gershowitz Chair in Gerontology, University of Maryland School of Nursing

Las residencias están destinadas personas con enfermedades crónicas que necesitan ayuda y atención sanitaria pero no requieren ingreso hospitalario. La decisión del traslado a un centro de cuidados se desencadena por un cambio en las circunstancias de la persona. Es posible que una enfermedad empeore de forma brusca o que se produzca alguna lesión. La capacidad funcional puede deteriorarse de repente o de forma lenta pero progresiva. Las circunstancias familiares también pueden cambiar y hacer difícil la administración de los cuidados en el domicilio.

El término «residencia» se utiliza en ocasiones para denominar cualquier tipo de asistencia a largo plazo. No obstante, esto hace referencia específicamente a la asistencia sanitaria con autorización legal que proporciona atención básica y cualificada. El término «cualificada» indica que algunos de los cuidados incluidos deben ser proporcionados solo por profesionales de la salud debidamente cualificados. El término «asistencial» indica que el personal de enfermería es quien proporciona la mayor parte de los cuidados en el centro. El personal de enfermería administra los medicamentos, controla los síntomas, supervisa los tratamientos, consulta los cuidados con los médicos y organiza la mayoría de las actividades del centro. El personal asistencial está formado por personal de enfermería titulado (altamente cualificado), personal de enfemería en prácticas, auxiliares de enfermería y el/la director/a de enfermería, que es quien supervisa la atención asistencial ofrecida en el centro.

Supervisión de la atención

Cada centro dispone también de un médico que ejerce la función de director médico supervisando la atención médica. En algunos centros el director médico es el único médico que proporciona la asistencia médica. Pero en la mayoría de residencias, la llevan a cabo varios médicos en colaboración con las enfermeras y otro personal médico auxiliar. A veces es el mismo médico que ha atendido a la persona antes del traslado quien continua atendiéndola en el centro. Si no, la persona elige o se le asigna un médico. Según las normas, un miembro de personal médico, del personal de enfermería o del equipo de asistentes médicos deben visitar a cada residente de un centro al menos una vez cada dos meses. Muchos residentes ven al personal sanitario con mayor frecuencia debido a que necesitan tratamiento para las enfermedades crónicas o desarrollan trastornos adicionales tales como infecciones o confusión. Además, el personal de enfermería puede llamar al médico para discutir problemas y modificaciones en el tratamiento.

Tipos de atención y servicios

Muchas residencias proporcionan otros servicios que anteriormente se consideraban exclusivos de los hospitales, como la oxigenoterapia y la administración de fluidos o fármacos por vía intravenosa (tratamientos intravenosos).

Casi todas las residencias geriátricas proporcionan servicios de rehabilitación que comprenden fisioterapia, terapias ocupacional y respiratoria y logopedia. Muchas personas ingresan en residencias geriátricas para recibir específicamente un tratamiento de rehabilitación y son dadas de alta y enviadas a su casa varias semanas después.

Los dentistas, los podólogos y los médicos especialistas tales como oftalmólogos, neurólogos o psiquiatras pueden valorar y tratar a las personas in situ. Con mayor frecuencia, no obstante, las personas que presentan un problema específico deben ser trasladadas a otro lugar para recibir tratamiento.

Algunas residencias geriátricas disponen de unidades especiales para personas con demencia; estas unidades cuentan con personal de enfermería especializado. Muchas residencias geriátricas proporcionan cuidados paliativos a enfermos terminales.

Todos las residencias de ancianos proporcionan acceso a los miembros del equipo interdisciplinario de la institución incluyendo médicos, enfermeras, trabajadores sociales y farmacéuticos (ver Cuidados interdisciplinarios). Los trabajadores sociales ayudan a los residentes a adaptarse y, en su caso, ayudan a los residentes a regresar a su domicilio o a un centro con menores exigencias de cuidados. Identifican a los residentes que se sienten solos y apartados, y facilitan la comunicación entre el personal del centro, los residentes y sus familiares. También pueden ayudar a los residentes y sus familiares a gestionar asuntos económicos. Por ejemplo, pueden mostrar a los miembros de la familia cómo solicitar cobertura médica a Medicare y Medicaid. Los asistentes sociales suelen colaborar con frecuencia en la coordinación de la atención proporcionada por los diferentes profesionales de la salud de un centro de cuidados. Estos profesionales trabajan de manera conjunta para que cada residente conserve el máximo de su capacidad funcional y tenga la mejor calidad de vida posible.

¿Sabías que...?

  • Las autoridades sanitarias evalúan periódicamente las residencias geriátricas y estas deben poner a disposición de los residentes y sus familiares estas evaluaciones.

Aunque algunos centros se asemejan más a hospitales que a residencias, muchos intentan evolucionar desde un entorno institucional, con normas y reglamentos, hacia un ambiente más hogareño que permita a los residentes tener mayor control sobre su asistencia. Algunos centros geriátricos permiten a sus residentes tener mascotas, los animan a conservar sus aficiones o a desarrollar otras nuevas y proporcionan muchas oportunidades para que los residentes y las personas de todas las edades que viven en zonas cercanas al centro tengan contacto. Proporcionar este tipo de entorno no es fácil, ya que los residentes están con frecuencia enfermos y debilitados. Muchos centros geriátricos disponen de comedores, salas de recreo, peluquerías, patios y jardines, y todos proporcionan actividades recreativas y sociales.

Los centros geriátricos están estrictamente reglamentados por el gobierno. Para supervisar y evaluar la calidad en las residencias de ancianos, los departamentos de salud estatales realizan inspecciones y entrevistan a los residentes y a los miembros del personal. En las residencias debe conservarse una copia de esta valoración a disposición de los residentes y sus familiares. Estos centros también utilizan otros programas para controlar y ayudar a mejorar la calidad de los cuidados.

Selección

Aunque las residencias están controladas y reglamentadas, varían considerablemente en calidad, prestaciones y costes. Así, las personas o los familiares interesados en un centro de cuidados deben tratar de obtener la mayor cantidad de información posible. Pueden pedir ver la evaluación y los resultados de los controles del centro realizados por las autoridades competentes. Informaciones similares suelen estar disponibles en internet, incluyendo la ofrecida por Medicare (en Medicare Nursing Home Compare). Una evaluación llamada «informe indicador de calidad» analiza lo bien que se ocupa una residencia de los problemas específicos. Estos problemas comúnmente se desarrollan o empeoran en los residentes, pero se pueden prevenir con el cuidado atento. Estos problemas pueden incluir la disminución de la capacidad de desarrollar actividades diarias, desnutrición, pérdida de peso, úlceras por presión, incontinencia, estreñimiento, infecciones, depresión y abuso de medicamentos. Si estas evaluaciones son válidas o no es cuestionable. Sin embargo, proporcionan información que puede ayudar a las personas a comparar mejor las residencias.

Otras preguntas importantes que debe hacer al administrador incluyen:

  • Si la residencia posee la certificación para proporcionar cobertura médica a Medicare y Medicaid

  • Con qué frecuencia se revisa el cuidado de los residentes

  • El tipo de atención médica de que disponen

  • Si los residentes y los miembros de la familia se incluyen en la revisión de la atención

Para algunas preguntas, el administrador puede dirigir a las personas en cuestión a la dirección médica de la residencia o a la dirección de enfermería.

Hablar con otras personas que conocen el centro suele ser de gran ayuda. Entre estas personas están los funcionarios o los inspectores (que visitan los centros y evalúan las quejas), los médicos, los miembros del clero o los familiares de los residentes y empleados del centro. Algunos centros tienen organizaciones de residentes en las que se reúnen los familiares y amigos de los residentes para tratar los asuntos que pueden presentarse en el mismo. Estas organizaciones pueden proporcionar información adecuada a las personas interesadas. Sin embargo, la mejor forma de averiguar si la calidad de los servicios es buena y si la residencia será satisfactoria para el ser querido es hacer una visita no anunciada al centro de varias horas de duración.

Cuestiones económicas

En Estados Unidos, Medicaid y los fondos privados pagan la mayoría de las residencias (ver Medicare). Medicare paga por los cuidados de rehabilitación durante un periodo corto de tiempo en residencias certificadas si se necesita atención especializada después de una estancia en el hospital que se prolongue durante 3 días o más. Las personas tienen derecho a un máximo de 100 días de cobertura de Medicare, siempre y cuando muestren una mejora continua. Medicare paga todos los gastos de 20 días, entonces requiere un copago para los 80 días restantes. Después de 100 días, el pago se hace con fondos privados o, si la persona cumple los requisitos, a través de Medicaid.

Recursos en este artículo