Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Adenomiosis

Por S. Gene McNeeley, MD, Clinical Professor, Michigan State University, College of Osteopathic Medicine; Chief of Gynecology, Center for Advanced Gynecology and Pelvic Health, Trinity Health

En la adenomiosis, el tejido glandular que forma el recubrimiento del útero (endometrio) crece hacia el interior de la pared muscular del útero. El útero aumenta de tamaño, a veces duplicándolo o triplicándolo.

La adenomiosis es un trastorno frecuente. No obstante, causa síntomas sólo en un pequeño porcentaje de las mujeres, por lo general las de edades comprendidas entre 35 y 50 años. Algunas mujeres con adenomiosis también tienen endometriosis o fibromas. Es más frecuente en mujeres que han tenido hijos. Se desconoce su causa.

Síntomas

Los síntomas incluyen periodos menstruales dolorosos y abundantes, sangrado entre periodos, dolor difuso en la zona pélvica y sensación de presión en la vejiga y el recto. A veces, el coito es doloroso.

Los síntomas generalmente desaparecen o disminuyen después de la menopausia.

Diagnóstico

  • Ecografía o resonancia magnética nuclear

  • En ocasiones, una biopsia

Los médicos sospechan adenomiosis cuando practican una exploración pélvica y descubren que el útero es más grande, más redondeado y más fino de lo normal.

El diagnóstico suele basarse en los resultados de la ecografía pélvica o la resonancia magnética nuclear (RMN). La ecografía suele hacerse con un dispositivo manual introducido en la vagina.

A veces, cuando la adenomiosis provoca sangrado anómalo, se realiza una biopsia.

Tratamiento

  • Anticonceptivos orales o un dispositivo intrauterino de levonorgestrel

  • Para los síntomas graves, histerectomía

Por lo general, ningún tratamiento es eficaz, aunque tomar pastillas anticonceptivas (anticonceptivos orales) o el uso de un dispositivo intrauterino (DIU) que libera una hormona femenina sintética llamada levonorgestrel puede ayudar a controlar el sangrado.

Para calmar el dolor pueden tomarse analgésicos.

Si los síntomas son graves, se practica una histerectomía.