Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Quistes epidérmicos y de inclusión en la vulva

Por S. Gene McNeeley, MD, Clinical Professor;Chief of Gynecology, Center for Advanced Gynecology and Pelvic Health, Michigan State University, College of Osteopathic Medicine;Trinity Health

Los quistes que se desarrollan en la vulva comprenden los quistes de inclusión y los quistes epidérmicos. Los quistes de inclusión vulvares son pequeñas bolsas que contienen tejido de la superficie de la vulva. Los quistes epidérmicos vulvares son parecidos, pero contienen secreciones de las glándulas sebáceas próximas a los folículos pilosos.

Los quistes de inclusión son los quistes más frecuentes en la vulva. La vulva es la zona que contiene los órganos genitales externos (ver Órganos genitales externos femeninos). Los quistes de inclusión aparecen también en la vagina. Pueden ser debidos a lesiones, como desgarros producidos durante el nacimiento de un bebé. Cuando se lesiona la vulva, el tejido superficial (tejido epitelial) puede quedar atrapado bajo la superficie. Algunos quistes de inclusión se desarrollan de modo espontáneo.

Los quistes epidérmicos suelen aparecer al obstruirse los conductos de las glándulas sebáceas; las secreciones de dichas glándulas se acumulan entonces bajo la superficie de la piel.

Ambos tipos de quistes crecen con el tiempo y a veces se infectan.

Por lo general, los quistes que no se infectan no provocan síntomas; Son de color blanco o amarillo y suelen medir menos de 1 cm de diámetro. Los quistes infectados pueden volverse rojos, sensibles y hacer que las relaciones sexuales resulten dolorosas.

Diagnóstico

  • Una exploración pélvica

En el examen pélvico, el médico suele ver o palpar los quistes (ver Exploración ginecológica).

Tratamiento

  • Extracción del quiste o los quistes

Si los quistes producen síntomas, se extirpan. Si existe un único quiste, se extirpa tras aplicar anestesia local para insensibilizar la zona. Si la mujer tiene varios quistes, los médicos pueden usar un anestésico regional para adormecer un área más grande o un anestésico general para causar la pérdida de la conciencia.