Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Torsión anexial

Por S. Gene McNeeley, MD, Clinical Professor;Chief of Gynecology, Center for Advanced Gynecology and Pelvic Health, Michigan State University, College of Osteopathic Medicine;Trinity Health

La torsión de un anejo es el retorcimiento del ovario y a veces de la trompa de Falopio que interrumpe el suministro de sangre a estos órganos.

  • La torsión produce dolor súbito e intenso, a menudo acompañado de vómitos.

  • El médico utiliza un dispositivo ultrasónico insertado en la vagina (ecografía transvaginal) para confirmar el diagnóstico.

  • La cirugía debe ser inmediata para destorsionar el ovario o para extirparlo.

Un ovario y, a veces, la trompa de Falopio correspondiente, se torsiona sobre los tejidos ligamentosos que lo sostienen. La torsión de un ovario (torsión de anejo) es poco frecuente, pero es más probable en mujeres en edad fértil. Por lo general ocurre cuando hay un problema en un ovario. Las siguientes circunstancias favorecen su aparición:

  • Embarazo

  • Utilización de hormonas para estimular la ovulación (por problemas de esterilidad)

  • Aumento de tamaño del ovario, por lo general debido a tumores benignos o quistes

Los tumores benignos son una causa de torsión más probable que los malignos.

Rara vez un ovario normal se torsiona. Las niñas son más propensas a este tipo de torsión.

La torsión de anejo se produce generalmente en un solo lado. Habitualmente, solo el ovario está implicado, pero ocasionalmente la trompa de Falopio también se torsiona. A veces el suministro de sangre al ovario se ve interrumpido el tiempo suficiente para que el tejido ovárico muera. La torsión de un anejo puede producir peritonitis, una infección de la cavidad abdominal y de los tejidos que la recubren.

¿Sabías que...?

  • El ovario a veces gira, provocando un dolor intenso repentino.

Síntomas

Cuando se torsiona un ovario, la mujer experimenta un dolor súbito e intenso en la zona pélvica. El dolor se acompaña a veces de naúseas y vómitos. Antes del dolor intenso, la mujer puede sentir de forma intermitente retortijones durante varios días o incluso durante semanas. Este dolor puede estar producido porque el ovario se torsiona repetidamente y luego se destorsiona. El abdomen puede estar sensible.

Diagnóstico

  • Ecografía

Por lo general, el médico sospecha el trastorno a partir de los síntomas y los resultados del examen físico.

La ecografía utiliza un dispositivo insertado en la vagina (ecografía transvaginal) para confirmar el diagnóstico. Este procedimiento también suele permitir determinar si el flujo sanguíneo al ovario se ha interrumpido.

Tratamiento

  • Cirugía para destorsionar el ovario

Si la ecografía confirma el diagnóstico, la mujer es tratada de inmediato. Se utiliza uno de los procedimientos siguientes para intentar destorsionar el ovario y así salvarlo:

  • Laparoscopia: El médico practica una o varias pequeñas incisiones en el abdomen. A continuación inserta un tubo flexible de visualización (laparoscopio) a través de una incisión. Utilizando instrumentos que hace pasar a través de otras incisiones, intentará destorsionar el ovario y, si también está torsionada, la trompa de Falopio. La laparoscopia se debe practicar en un hospital y habitualmente requiere anestesia general pero no precisa pasar la noche en el hospital.

  • Laparotomía: el médico practica una incisión más grande en el abdomen. No se utiliza un laparoscopio porque el médico puede ver directamente los órganos afectados. Dado que la incisión es mayor, se requiere pasar la noche en el hospital.

Si hay un quiste ovárico y puede salvarse el ovario, el quiste se extirpa (lo que se denomina quistectomía).

Si el suministro de sangre se interrumpe y el tejido muere, es preciso extirpar la trompa de Falopio y el ovario (salpingo-ooforectomía).

Si hay un tumor de ovario, se extirpa todo el ovario (ooforectomía).

Recursos en este artículo