Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Cáncer de vagina

Por Pedro T. Ramirez, MD, The University of Texas MD Anderson Cancer Center ; David M. Gershenson, MD, The University of Texas MD Anderson Cancer Center

El cáncer de la vagina es un cáncer poco común que por lo general se desarrolla en las células que recubren la vagina, habitualmente en mujeres mayores de 60 años.

  • El cáncer de vagina puede causar una hemorragia vaginal anormal, especialmente después de mantener relaciones sexuales.

  • Si el médico sospecha un cáncer, extrae y examina muestras de tejido de la vagina (biopsia).

  • El cáncer se extirpa de forma quirúrgica o bien se emplea la radioterapia.

El cáncer de vagina supone solo el 1% de los cánceres ginecológicos. La edad media de diagnóstico es de 60 a 65 años.

El cáncer de vagina puede producirse por el virus del papiloma humano (VPH), el mismo virus que ocasiona las verrugas genitales y el cáncer del cuello uterino. Padecer una infección por VPH o un cáncer de cuello uterino o de vulva aumenta el riesgo de desarrollar un cáncer de vagina.

Más del 95% de los tumores malignos de la vagina son cánceres (carcinomas) de células escamosas (espinocelular) que se desarrollan en las células planas y de apariencia parecida a la piel que tapizan la vagina. El resto de los tumores malignos de la vagina son en su mayoría adenocarcinomas, que se desarrollan a partir de las células glandulares. Un tipo poco frecuente, el carcinoma de células claras, aparece casi exclusivamente en mujeres a cuyas madres se les administró dietilestilbestrol (DES), un fármaco prescrito para evitar el aborto espontáneo durante el embarazo. (La venta de este fármaco se prohibió en muchos países en la década de 1970.)

La mayoría de los cánceres de vagina comienzan en la superficie del revestimiento vaginal. Si no se trata, el cáncer continúa creciendo e invade los tejidos circundantes. Finalmente, puede infiltrar los vasos sanguíneos y linfáticos, propagándose a la vejiga, el recto, los ganglios linfáticos próximos y a otras partes del organismo.

Síntomas

El síntoma más frecuente es un sangrado vaginal anormal, que puede ocurrir durante o después del coito, entre periodos menstruales o después de la menopausia. Se pueden formar úlceras en el revestimiento de la vagina que pueden sangrar e infectarse. Otros síntomas son secreción acuosa y dolor durante el coito. En raras ocasiones no existen síntomas.

Los cánceres más extendidos también pueden afectar a la vejiga y ocasionar una micción frecuente y dolorosa. En fases avanzadas del cáncer, pueden formarse conexiones anormales (fístulas) entre la vagina y la vejiga o el recto.

Diagnóstico

El médico sospecha la existencia de un cáncer de vagina por los síntomas, la presencia de zonas anormales detectadas durante una exploración ginecológica rutinaria o un resultado anormal de una citología cervicovaginal (prueba de Papanicoláu). El médico puede examinar la vagina utilizando un instrumento con lentes de aumento binoculares (colposcopio). Para confirmar el diagnóstico, extrae una muestra de tejido de la pared vaginal y la examina al microscopio (biopsia). Se asegura de obtener muestras de tejido de cualquier tumor, úlcera u otra área anormal detectada durante la exploración.

Para determinar si el cáncer se ha diseminado, se pueden realizar otras pruebas complementarias, como el examen de la vejiga o del recto mediante un tubo de visualización (endoscopio), una radiografía de tórax y una tomografía computarizada (TC).

Se determina el estadio del cáncer (estadificación) en función de hasta dónde se ha diseminado:

  • Estadio I: el cáncer está confinado a la vagina.

  • Estadio II: el tumor se ha diseminado a los tejidos cercanos, pero sigue estando dentro de la pelvis (que contiene los órganos reproductores internos, la vejiga y el recto).

  • Estadio III: el cáncer se ha extendido por toda la pelvis.

  • Estadio IV: el cáncer se ha diseminado a la vejiga o al recto, o por fuera de la pelvis.

Pronóstico

El pronóstico depende del estadio del cáncer . Si el cáncer está limitado al recubrimiento de la vagina, alrededor de un 65 a un 70% de las mujeres sobreviven por lo menos durante 5 años tras el diagnóstico. Sin embargo, si se ha extendido más allá de la pelvis o hacia la vejiga o el recto, solo sobreviven alrededor del 15 al 20% a los 5 años.

Tratamiento

El tratamiento también depende del estadio. En los cánceres de vagina en estadio inicial, el tratamiento de elección es la cirugía para extirpar la vagina, el útero y los ganglios linfáticos de la pelvis y de la parte superior de la vagina. La radioterapia se utiliza en la mayoría de los otros tipos de cáncer. Por lo general, se emplea una combinación de radioterapia interna (mediante implantes radiactivos que se colocan dentro de la vagina, lo que se denomina braquiterapia) y radioterapia externa (dirigida a la pelvis desde el exterior del cuerpo).

La radioterapia no se puede utilizar si se han desarrollado fístulas. En estos casos, se extirpan los órganos de la pelvis (exenteración pélvica, ver Estadios tardíos (desde el estadio III tardío hasta el estadio IV precoz)).

Las relaciones sexuales pueden ser difíciles o imposibles después del tratamiento del cáncer de vagina.