Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Embarazo ectópico

Por Antonette T. Dulay, MD, Attending Physician, Maternal-Fetal Medicine Section, Department of Obstetrics and Gynecology;Senior Physician, Main Line Health System;Axia Women’s Health

El embarazo ectópico es la fijación (implantación) de un óvulo fertilizado en una localización anómala.

  • Las mujeres pueden tener dolor abdominal y hemorragia vaginal.

  • La ecografía se realiza principalmente para determinar la ubicación del feto.

  • Por lo general se utiliza cirugía para extraer el feto y la placenta, pero a veces se usa una dosis única de metotrexato para interrumpir un embarazo ectópico.

Normalmente, la fecundación del óvulo se efectúa en la trompa de Falopio, pero la implantación tiene lugar en el útero. Sin embargo, si la trompa está estrechada u obstruida, el óvulo fecundado no puede llegar al útero. A veces el óvulo fertilizado se acaba implantando en tejidos fuera del útero, produciéndose un embarazo ectópico. Los embarazos ectópicos suelen desarrollarse en una de las trompas de Falopio (un embarazo tubárico) pero pueden hacerlo en otros lugares.

En un embarazo ectópico, el feto a veces sobrevive varias semanas. Sin embargo, dado que los tejidos fuera del útero no pueden proporcionar el suministro de sangre y el soporte necesarios, al final el feto no sobrevive. La estructura que contiene el feto suele romperse al cabo de entre 6 y 16 semanas, mucho antes de que el feto sea viable. Cuando un embarazo ectópico se rompe, la hemorragia puede ser grave e incluso mortal. Cuanto más tarda la estructura en romperse, más grave es la pérdida de sangre y mayor el riesgo de muerte.

Uno de cada 200 embarazos es ectópico.

Los factores de riesgo de un embarazo ectópico incluyen:

  • Un trastorno de las trompas de Falopio

  • Enfermedad inflamatoria pélvica anterior

  • Un embarazo ectópico previo

  • Un procedimiento quirúrgico previo, tal como un aborto o una ligadura de trompas (un procedimiento de esterilización)

  • El uso actual de un DIU

Embarazo ectópico: un embarazo extrauterino

Normalmente, la fecundación del óvulo se efectúa en la trompa de Falopio, pero la implantación tiene lugar en el útero. Sin embargo, si la trompa está estrechada u obstruida, el óvulo se mueve lentamente o queda atascado. El óvulo fertilizado nunca llega a alcanzar el útero, y se produce un embarazo ectópico.

Un embarazo ectópico puede ocurrir en diferentes lugares, como en una trompa de Falopio, un ovario, el cuello del útero o el abdomen.

Síntomas

Los síntomas son hemorragia vaginal o manchas de sangre, calambres o dolor en la parte inferior del abdomen, o ambas cosas. Algunas mujeres no tienen síntomas hasta que la estructura que contiene el embarazo ectópico se rompe. Si se rompe la estructura, la mujer normalmente siente un fuerte dolor constante en el bajo vientre. Si la mujer tiene una pérdida de sangre importante, puede desmayarse, sudar o sentirse mareada. Estos síntomas pueden indicar que ha perdido tanta sangre que tiene la presión arterial peligrosamente baja (choque o shock).

Diagnóstico

Los médicos sospechan un embarazo ectópico en las mujeres en edad fértil que tienen dolor en la parte inferior del abdomen o hemorragia vaginal, desmayo o choque cardiocirculatorio. En estas mujeres, se realiza un test de embarazo. Si la prueba de embarazo es positiva, se realiza una ecografía con una sonda introducida en la vagina. Si la ecografía detecta un feto en un lugar diferente al habitual, se confirma el diagnóstico. Si la ecografía no localiza un feto en ninguna parte, el embarazo ectópico es aún posible, o el embarazo puede estar en el útero pero encontrarse aún en una fase demasiado precoz para ser visto. Los médicos hacen análisis de sangre para medir una hormona producida por la placenta al principio del embarazo, denominada gonadotropina coriónica humana (hCG). Esta prueba los ayuda a determinar si el embarazo es demasiado precoz para que el feto sea visible en el útero o se trata de un embarazo ectópico.

Si se precisa confirmar el diagnóstico, los médicos pueden utilizar un tubo de visualización, denominado laparoscopio, que se inserta a través de una pequeña incisión justo por debajo del ombligo. Este procedimiento les permite visualizar el embarazo ectópico directamente.

Tratamiento

Un embarazo ectópico debe terminarse tan pronto como sea posible para salvar la vida de la mujer. En la mayoría de las mujeres, el feto y la placenta deben extirparse quirúrgicamente, por lo general mediante un laparoscopio, pero a veces a través de una incisión mayor en el abdomen (en un procedimiento denominado laparotomía). Durante la cirugía, los médicos pueden eliminar toda la trompa de Falopio que contiene el feto y la placenta o pueden abrir el conducto, extraer el feto y la placenta y dejar la trompa de Falopio en su lugar sin coserla para cerrarla. Sin embargo, dejar la trompa de Falopio en su lugar aumenta el riesgo de futuros embarazos ectópicos. En raras ocasiones el útero está tan lesionado que se requiere practicar una histerectomía.

A menudo puede utilizarse una inyección de un fármaco denominado metotrexato en lugar de cirugía; dicho fármaco hace que el embarazo ectópico disminuya de tamaño y desaparezca. Algunas veces es necesaria la cirugía además del metotrexato.

Recursos en este artículo