Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Inducción del trabajo de parto

Por Julie S. Moldenhauer, MD, Associate Professor of Clinical Obstetrics and Gynecology in Surgery, The Garbose Family Special Delivery Unit;Attending Physician, The Center for Fetal Diagnosis and Treatment, Children's Hospital of Philadelphia;The University of Pennsylvania Perelman School of Medicine

La inducción del trabajo de parto consiste en iniciarlo de forma artificial.

Por lo general, el parto se induce mediante la administración de oxitocina, una hormona que hace que el útero se contraiga con más frecuencia y más enérgicamente. La oxitocina administrada es idéntica a la oxitocina producida por la hipófisis. Se administra por vía intravenosa con una bomba de infusión para que la cantidad de fármaco pueda ser controlada de manera precisa. Antes de poder inducir las contracciones uterinas, el cuello del útero debe borrarse y estar listo para dilatarse y así poder expulsar al bebé. A veces se administran prostaglandinas (como el misoprostol) por vía vaginal, para ayudar a borrar y dilatar el cuello uterino. Otra de las opciones es introducir un catéter con un globo o algas secas del género Laminaria en el cuello uterino. Este globo (también llamado balón) se hincha para dilatar el cuello uterino. En el caso de las laminarias, las algas absorben líquidos y luego se expanden, con lo que se consigue dilatar el cuello.

Entre los problemas que suelen requerir la inducción del trabajo de parto se encuentran la hipertensión con proteínas en la orina (preeclampsia) en la mujer y signos de que el feto no está bien (sufrimiento fetal).

El parto no se induce si la mujer se ha sometido a ciertas operaciones relacionadas con el útero, determinados tipos de cesáreas o tiene herpes genital activo. Tampoco se realiza si el feto no está en la posición normal, es demasiado grande o la placenta está en una posición anómala.

Durante la inducción y el parto se registra la frecuencia cardíaca del feto por cardiotocografía. En primer lugar se coloca un sensor sobre el abdomen de la madre. En ocasiones, una vez ha roto aguas, se inserta un sensor interno por la vagina, que se conecta al cuero cabelludo del feto. Si la inducción no da resultado, se practica una cesárea.