Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Parto por cesárea

(incisión cesárea)

Por Julie S. Moldenhauer, MD, Associate Professor of Clinical Obstetrics and Gynecology in Surgery, The Garbose Family Special Delivery Unit;Attending Physician, The Center for Fetal Diagnosis and Treatment, Children's Hospital of Philadelphia;The University of Pennsylvania Perelman School of Medicine

La cesárea u operación cesárea es el parto quirúrgico mediante una incisión realizada en el abdomen y el útero de la madre.

En Estados Unidos, alrededor de 2 a 3 de cada 10 nacimientos ocurren por cesárea.

Los médicos recurren a la cesárea cuando consideran que es más segura que el parto vaginal para la mujer, para el bebé o para ambos, y se realiza en las siguientes situaciones:

  • Cuando el parto se prolonga

  • Cuando el feto está en mala posición, como la presentacion de nalgas

  • Cuando la frecuencia cardíaca del feto es anómala, lo que indica sufrimiento fetal

  • Cuando hay un sangrado vaginal excesivo, lo que sugiere que la placenta se puede estar separando del útero demasiado pronto

  • Cuando la mujer ha tenido más de una cesárea previa (habitualmente)

En el pasado, después de que una mujer tuviera un parto por cesárea, los médicos recomendaban realizar una cesárea en los embarazos posteriores. Se temía que la cicatriz de la incisión uterina se abriera (rotura uterina) durante el parto. Sin embargo, los médicos se han dado cuenta de que el riesgo de que esto ocurra es bajo si la incisión se realiza en la parte inferior del útero. Por lo tanto, si una mujer se ha sometido a una sola cerásea previa y la incisión se practicó en la parte inferior del útero, se puede optar por un parto vaginal, denominado parto vaginal después de una cesárea (PVDC). Sin embargo, si la mujer ha tenido más de un parto por cesárea, la mayoría de los médicos recomiendan la cesárea para los siguientes embarazos. Las mujeres deben comentar con su médico los posibles riesgos antes de someterse a un PVDC. Muchos centros utilizan listas de comprobación para asegurarse de que las mujeres y sus bebés son buenos candidatos para un parto vaginal después de cesárea seguro y exitoso.

Si una mujer decide tener un parto vaginal después de haber pasado por una cesárea, debe planear tener a su bebé en un centro equipado para hacer rápidamente un parto por cesárea, porque:

  • El parto vaginal solo transcurre con éxito en aproximadamente un 60 a 80% de las mujeres que han tenido un parto anterior por cesárea.

  • Existe un riesgo muy bajo de rotura del útero.

¿Sabías que...?

  • Si una mujer solo ha tenido un parto previo por cesárea con una incisión en la parte inferior del útero, puede discutir con su médico la posibilidad de optar por un parto vaginal en su próximo embarazo y puede, por tanto, elegir esta opción.

En este procedimiento quirúrgico participan un obstetra, un anestesista, enfermeras y, a veces, un pediatra. El uso de anestésicos, fármacos intravenosos, antibióticos y transfusiones de sangre permite que la cesárea sea un procedimiento seguro.

Para realizar una cesárea se practica una incisión en la parte superior o inferior del útero.

  • Incisión inferior: es el tipo de incisión más frecuente, La parte inferior del útero es muy fina y tiene menos vasos sanguíneos, por lo que suele perderse menos cantidad de sangre. Además, la cicatriz es más fuerte, de modo que es menos probable que se abra en los partos siguientes. La incisión en el segmento inferior suele ser horizontal, pero también puede ser vertical.

  • Incisión superior (tradicional): Por lo general, esta incisión se realiza si la placenta cubre el cuello uterino (una complicación llamada placenta previa), si el feto se encuentra en posición horizontal en relación con el canal de nacimiento, si el feto es muy prematuro o si el feto presenta un defecto congénito.

Se anima a la mujer a que camine pronto tras la cesárea para reducir el riesgo de formación de coágulos de sangre en las piernas o en la pelvis que puedan viajar a los pulmones y obstruir las arterias pulmonares (embolia pulmonar).

El nacimiento por cesárea provoca más dolor e implica una estancia más prolongada en el hospital o la clínica, y la recuperación es más lenta que tras el parto vaginal.

Más información

Recursos en este artículo